Opinión

  • | 2017/01/16 00:01

    Posesión de Trump, ¿una oportunidad de compra en acciones americanas?

    El consenso entre los analistas de Wall Street determina que la posesión de Donald Trump como Presidente todavía representa una oportunidad de compra para los inversionistas a pesar de las altas valoraciones del mercado accionario americano.

COMPARTIR

El 20 de enero, la política en EE.UU tendrá un giro radical luego de 8 años de administración demócrata liderada por el Presidente Barack Obama. La posesión del nuevo Presidente Donald Trump genera gran expectativa para el mundo entero, sin embargo, los inversionistas parecen estar contentos desde los resultados de las elecciones. La pregunta es; ¿será también la posesión del Presidente Trump, y no sólo los resultados de las elecciones, una oportunidad adicional de compra?

El gran factor del cual depende el desempeño de las acciones en EE.UU en los próximos meses estrá ligado a qué tan agresivo se podrá lograr un recorte en materia de impuestos, particularmente en los impuestos a las rentas corporativas. A principios de marzo es cuando habrá mayor luz al respecto, dado que el Comité Presupuestal del Congreso de los EE.UU podrá afirmar cual es el umbral de déficit que puede enfrentar ante un recorte en impuestos.

No obstante, los expertos consideran que el nuevo entorno de Trump y sus reformas tributarias exhiben una oportunidad adicional de compra, el cual los inversionistas no ha descontado todavía. De acuerdo a David Kostin, estratega de acciones del banco de inversión americano Goldman Sachs, considera que una vez se expongan los detalles sobre los recortes a los impuestos corporativos, las compañías domésticas podrían repatriar $200 mil millones de dólares, de los cuales $150 mil millones serían destinados para recompra de acciones.

Lea también: ¿Qué pasará con las inversiones latinoamericanas si Trump gana?

Menores impuestos y recompra de acciones, los factores claves 

La recompra de acciones es un mecanismo que las compañías utilizan como uso adicional a la caja o dinero que tienen, donde los directores consideran que las acciones de la compañía están devaluadas, y ven esto como un recurso adicional además de otras alternativas como inversión en activos fijos, adquisiciones, etc. Asimismo, la recompra de acciones ayuda a mejorar varias métricas financieras como retorno sobre activos (ROA), retorno sobre capital (ROE), lo cual es un incentivo adicional para los directores de una compañía listada.

Este programa de recompra ha sido un factor clave a la apreciación de los índices accionarios en EE.UU, dado que ante la alta incertidumbre política y económica en años posteriores a la crisis, las compañías han decidido en invertir en sus propias acciones como alternativa de inversión más segura. Se estima que 2017 será el segundo año en las últimas dos décadas donde la recompra de acciones será el uso primario que las compañías americanas le darán a su dinero efectivo o caja, por encima de cualquier otra alternativa de inversión de su capital. 

El consenso entre los analistas de Wall Street determina que la posesión de Donald Trump como Presidente todavía representa una oportunidad de compra para los inversionistas a pesar de las altas valoraciones del mercado accionario americano. Según el consenso, el índice Standard & Poors 500 podría lograr 2,400 (actualmente está por debajo de los 2,300) durante el primer trimestre del año. Sectores como financiero y tecnología, los cuales se ven beneficiados no sólo por las reformas fiscales, sino también por tasas de interés más altas y mayor expectativa de inflación, podrían experimentar ganancias aún mayores. Falta ver si los “gurús” en materia bursátil, no aciertan a dicha apuesta.

Lea también: Las tres reflexiones para mejorar nuestras finanzas en 2017

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.