Opinión

  • | 2016/11/16 00:01

    ¿Por qué la educación y las TIC deben ser socios inseparables?

    La revolución tecnológica ha resultado ser tan vertiginosa que suele pasar inadvertido que el cambio permanente obliga a una adaptación de iguales características.

COMPARTIR

Hoy hace falta un esfuerzo de la misma magnitud que el que se hizo frente al estallido de Internet y la  expansión global de la telefonía móvil para crear entornos amigables que permitieran a la gente beneficiarse de tales avances. Hubo una ardua y creativa labor para que millones de personas formadas en las antiguas estructuras educativas se adaptaran, aprendieran  lo nuevo “casi sin darse cuenta”.  Para las generaciones que han nacido en medio de esta revolución tecnológica, hace tiempo que el aula tradicional ha cambiado de tamaño: ahora puede tener el espacio ilimitado que ofrece la tecnología para el aprendizaje con acceso e intercambio de información pertinente, tanto para la formación básica como la profesional.  Se trata de facilitar el acceso a herramientas y conocimientos que son igualmente beneficiosos para los emprendedores. Los sistemas educativos deben asumir su papel vital en este proceso de transformación que crea nuevos empleos y oportunidades en un mundo altamente competitivo y lleno de innovaciones.

En este panorama, resulta significativo el papel de los gobiernos, las organizaciones internacionales y empresas para llevar adelante alianzas para que la educación y la tecnología vayan de la mano, por el mismo camino,  en una asociación imprescindible para afrontar el desafío.

Lea también: Temámosle a la obsolescencia tecnológica

En Latinoamérica, la demanda de profesionales con habilidades en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)  supera a la oferta, creando una brecha del 35% en la región y del 33% para el caso puntual de Colombia, destaca un informe de la consultora de investigación IDC.

Mediante su programa Networking Academy, el más grande de responsabilidad social a nivel mundial con el que ha formado a más de 5 millones de personas, Cisco identificó una evidente escasez de personas cualificadas en Colombia dentro de temas claves como la instrumentación y  mantenimiento en soluciones de redes digitales. Esta situación se dio especialmente en regiones en donde los entornos digitales han estado fomentando el desarrollo económico en los últimos 10 años, como es el caso de Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca y Santander, con sus respectivas ciudades capitales.

Entre las grandes necesidades que identificó Cisco con su Networking Academy desde el 2000 -cuando inició el programa- es que las personas necesitan acceso a mejores oportunidades profesionales y de formación en un contexto laboral en el que para competir con éxito se requiere de conocimientos globales en TIC.  El programa ha ayudado a jóvenes, especialmente de escasos recursos y que provienen de zonas vulnerables, a desarrollar habilidades básicas en TIC al mismo tiempo que adquieren conocimientos profesionales para la resolución de problemas, colaboración y pensamiento crítico. Se trata de los elementos fundamentales para esta era del conocimiento y de la tecnología.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) ha advertido que la adopción de las TIC es un imperativo para el desarrollo económico y social de la región. “Para ello se requieren políticas que promuevan el acceso y el uso en ámbitos de alto impacto, como la educación. Estas deben ser transversales y coordinadas entre diferentes sectores”, subraya Mario Castillo, jefe de la Unidad de Nuevas Tecnologías e Innovación de la CEPAL.

Todos los países latinoamericanos han desarrollado programas para modernizar y aumentar la conectividad de colegios públicos con Internet, de modo tal que se facilite el acceso a contenidos y aplicaciones digitales para una mejor calidad de la educación. “El despliegue de contenidos, aplicaciones y servicios apoyados en herramientas tecnológicas, requiere del desarrollo y coordinación de políticas públicas que resulten en un salto cualitativo de la calidad”, destaca a su vez, Mauricio Agudelo, experto de Telecomunicaciones de la Corporación Andina de Fomento (CAF), una entidad de financiación que pertenece a 17 países latinoamericanos, España y Portugal en sociedad con 14 bancos privados de la región.

En este sentido, el Ministerio de Educación colombiano, la CEPAL, la CAF y Cisco se han unido para organizar el Foro Educación Para el Siglo XXI: Educación y Conectividad en el Sistema Educativo que se llevará a cabo el 8 de noviembre próximo en Bogotá, con la participación de expertos, representantes de organizaciones no gubernamentales, de la industria, las telecomunicaciones, las finanzas, legisladores y funcionarios vinculados a la enseñanza y las TIC. Este será un buen escenario para impulsar alianzas esenciales que nos permitan afrontar los desafíos de estos tiempos. Desafíos que solo la correcta fusión de la educación y la tecnología nos llevarán a resolver.

Lea también: La analítica: el siguiente y necesario paso

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?