Opinión

  • | 2016/09/02 00:01

    Por la reducción de la brecha salarial entre hombres y mujeres

    La igualdad de género es un tema ampliamente discutido en materia laboral y la brecha se hace más evidente cuando se menciona el tema salarial. Hoy día, dicha desigualdad va disminuyéndose de la mano de varias empresas le hacen frente a esta situación, buscando brindar las mismas oportunidades a las mujeres y dar así un paso hacia el progreso social en la lucha contra el sexismo.

COMPARTIR

Un pago justo y equitativo debe ser parte esencial de un negocio exitoso. Así lo afirman las más grandes ejecutivas de corporaciones como General Motors, IBM y PepsiCo, refiriéndose a la discriminación de género que existe en torno a las retribuciones económicas, en donde los hombres tienden a ganar más que las mujeres, así se trate del mismo cargo y tengan la misma preparación y experiencia.

Según la directora del Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, actualmente en Estados Unidos la mujer sigue ganando sólo 79 céntimos de media por cada dólar que gana un hombre; es decir, un 20% menos. Y la brecha se sigue agrandando si se habla de mujeres afroamericanas, las nativas americanas o las latinas, quienes ganarían sólo 64, 59 y 54 céntimos, respectivamente. Estas cifras corroboraron que, ante educación, experiencias y cargos similares, el salario de la mujer sigue siendo inferior a comparación a la remuneración recibida por el hombre.

Este problema trasciende las fronteras norteamericanas y se evidencia a escala mundial. Para 2014, en España la diferencia promedio de salarios era del 23,3% y las brechas más elevadas, por encima del 30% se produjeron en actividades administrativas, de servicios auxiliares y en actividades profesionales, científicas y técnicas. Actualmente, la brecha española es la sexta más alta de la Unión Europea.

En Chile, según la última Encuesta Suplementaria de Ingresos (ESI) la diferencia en el pago remunerado por trabajador, en promedio, está alrededor del 30%. Sin embargo, la brecha salarial que predomina en este país se encuentra en el norte, especialmente en las regiones mineras, donde la diferencia salarial es aproximadamente del 42%.

En el caso colombiano, la desigualdad de salarios entre hombre y mujeres alcanzó el 28% este año, según estimaciones del DANE, que también revelaron que un 41% de la fuerza laboral de planta son mujeres y en cargos de alta dirección sólo ocupan un 34%. Asimismo, según la CEPAL, se afirma que, en países como Colombia, de 48,6 horas laboradas, a las mujeres se les paga 19,5 de estas, mientras que los hombres reciben pago por 40,3 de estas horas.

De igual manera, desafortunadamente la brecha entre mujeres también es cada vez mayor. En países como Colombia, Brasil, Guatemala, México y Perú hay una gran diferencia salarial entre mujeres casadas y con hijos pequeños versus el resto de mujeres, dado que se asume mayor parte de la carga del trabajo doméstico y tienen mayores incentivos para atribuirse cargas laborales adicionales, por las cuales no reciben una retribución justa.

Bajo esta lastimosa dinámica, la política pública viene reaccionando al respecto. En junio de este año, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó una iniciativa para cerrar las brechas de índole salarial y promover la igualdad entre géneros, recalcando además la importante lucha que debe ejercerse en contra del acoso y el sexismo, pues la discriminación trasciende hasta las contribuciones en jubilación y aspectos de seguridad social.

De esta manera, ya son varias las empresas de talla mundial que se han sumado a la iniciativa de la administración Obama. Recientemente se han hecho partícipes Apple, Microsoft y Facebook, uniéndose al conglomerado de 29 empresas estadounidenses que prometieron la igualdad salarial entre sus empleados sin discriminación de sexo. Dentro de este listado también se encuentra Coca-Cola, Nike, Visa, la cadena hotelera Hilton, LinkedIn y la división de Ikea en Estados Unidos, según lo ha manifestado la Casa Blanca.

Estas compañías se han comprometido a revisar las remuneraciones asignadas y examinar sus prácticas de contratación y promoción, pues la idea también es brindar igualdad en las oportunidades. Por su parte, Facebook y Apple han mencionado que lograron cerrar esta brecha salarial y Microsoft ha manifestado su compromiso con la transición hacia la igualdad de pagos, afirmando que esta equidad es un componente crítico del progreso social.

Aunque la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pronostica un lapso de tiempo de 71 años para lograr la igualdad salarial a nivel global, en Colombia podría tardar esto mucho más tiempo gracias a la escaza, casi nula, participación de la mujer en materia legal para el establecimiento de derechos que eviten su discriminación laboral, así como su bajo poder de negociación, producto de una lastimosa sociedad machista.

La coyuntura actual, teniendo actualmente a una Ministra como Clara López en la cartera de Trabajo, que cuenta con una amplia experiencia en los temas económicos de inclusión social, debería fortalecer decididamente el apoyo a políticas de este tipo que fomenten en Colombia, la reducción amplia de brechas salariales hombre-mujer, y busque equidad de género, tan discutida en la teoría, pero tan lejana en la realidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?