Opinión

  • | 2016/09/13 00:01

    Pesquisas de herencias y testamentos en las escrituras bíblicas

    ¿Cómo algunas familias milenarias han logrado traspasar sus patrimonios convirtiéndolas en dinastías?

COMPARTIR

Los ejemplos vivientes en las monarquías más allá de una estrategia creativa se observa es en el traspaso de títulos reales de acuerdo a la primogenitura que da el derecho a la herencia, teniendo en cuenta que aquellas otras familias dinastías guardan con mucho celo estas confidencialidades.

Dentro de mis pesquisas sobre las leyes testamentarias y de las herencias decidí acudir a las leyes establecidas en las escrituras bíblicas más exactamente en el Talmud, obra esta que recoge las discusiones de los rabinos sobre las leyes judías, encontrando relatos que si bien no se adecuan a la ley actual podríamos estar de acuerdo o no dependiendo de la interpretación que cada uno le dé.  Dentro de los relatos aparece el de aquel paisano que se dirigió al Sanedrín para el manejo de su fortuna obteniendo como resultado un 33% en propiedades, un 33% en efectivo y un 33% en negocios buscando con esto una estrategia de diversificación para subsistir ya establecida unos 3000 años desde que se tiene registro del manejo del riesgo por medio de la diversificación.

Lo fascinante del tema nos lleva inclusive a dar explicaciones cabalísticas con matices obviamente de índole religioso, del por qué se debe cumplir con la voluntad del difunto, o de la importancia de que la herencia solo se puede repartir una hora después de la muerte, o por otra parte como todo lo que se haya entregado en vida el padre se puede guardar el derecho al usufructo muy parecido a la sociedad en comandita; otras como por ejemplo cuando el primogénito (solo de nacimiento y de parto natural) hereda el doble que los otros hermanos y a su vez los otros hermanos deben heredar por partes iguales. Se menciona que el hombre hereda a la muerte de su esposa pero no al revés, sin embargo si muere el marido ella no hereda, pero tiene derecho al usufructo como algún tipo de trust inglés.

De la manera en que primero heredan los hijos varones,  si uno de ellos faltara hereda su descendencia, si no hay descendientes hombres entonces heredan las hijas, situación esta que no aplica en la legislación moderna y civil de nuestros países; si no hay hijas entonces los padres, en caso que no hubieran padres entonces los hermanos, si no los hay entonces los abuelos y luego los tíos abuelos. Otra de las costumbres que se describen es que a personas renegadas y que podrían utilizar la herencia para actividades malvadas se deberá desheredar y custodiar la herencia hasta que se regenere el personaje.

De aquí derivan cuatro diferentes tipos de custodios que en su mayoría son fiduciarios y que no se asemeja a la custodia de la fiducia de los ingleses basada en sus hechos históricos del siglo XII, pues ya se ha regulado en las escrituras bíblicas, en las cuales no hay libre disposición de la herencia, solo hasta un 20% a menos que sea tan grande y una vez dejando bien acomodados a los herederos, se podría entonces disponer de un mayor porcentaje.

Una de las cosas que más me impresionó es la manera en que se insiste y se hace mayor énfasis en que de haber alguna controversia, toda resolución de esta por la vía de la conciliación tendrá una mayor bendición divina que el hecho de llevarla a los tribunales.

El día en que en las empresas familiares los fundadores entiendan y logren traspasar a la siguiente generación la cultura de que el patrimonio no nos pertenece, sino que este pertenece a la familia y que su misión es de cuidarlo, acrecentarlo y traspasarlo a las nuevas generaciones de acuerdo a unos valores y principios, solo entonces se estará dando origen a una futura dinastía empresarial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?