Opinión

  • | 2016/08/16 00:01

    ¿Tiene claro para qué sirven las juntas directivas?

    Si desde el interior de la organización no hay un verdadero y sincero deseo de superación en este tema, los compendios de reglamentos o supuestas buenas prácticas poco o nada logran generar el impacto teórico que todos describen.

COMPARTIR

Mucho se viene escribiendo sobre el cumplimiento y las obligaciones de las juntas directivas, de hecho en cada país y sobretodo después de cada crisis o evento errático, se dictan o se decretan reglamentos y leyes nuevas donde se trata de estructurar de manera cada vez “más perfecta” lo que denominan el gobierno corporativo. La experiencia nos demuestra que la conclusión lógica es que las juntas directivas contribuyen de manera significativa en los resultados de la empresa pero qué pasa cuando entramos en una época de crisis macroeconómica ¿la junta sigue teniendo el mismo impacto?

Soy muy escéptico sobre los diferentes estudios pues la realidad es que cuando uno toma como ejemplo una empresa donde su junta genera mucho valor y tiene un alto impacto positivo (podemos estudiar un número importante de empresas similares) requiere de una configuración diferente. En otras palabras, la configuración de una junta o comité asesor debería ser muy diferente en una misma empresa en los momentos donde apenas es un pequeño emprendimiento (StartUp), que cuando ya ha logrado llegar a un tamaño medio, o cuando desea proyectarse en el mercado financiero si ya logró un tamaño considerable.

Me sorprende ver cómo compañías de asesoría en temas de gobierno corporativo pretenden utilizar la misma receta para todos los casos. Pudiera ser que se requiere de algún componente homogéneo cuando se trata de analizar las normas de cumplimiento que exigen las regulaciones, o lo que dictamina las supuestas buenas practicas, sobretodo en los diferentes países o mercados de capitales,  pero a la hora de evaluar el verdadero impacto estratégico los resultados resultan ser demasiado  mixtos.

Lo que se denomina una junta o directorio certificado es lo que he determinado producto de estudiar en profundidad. Especialmente su aplicabilidad en las empresas de carácter familiar al pretender crear un nuevo estándar en la industria. 

¿En qué consiste este nuevo estándar o certificación internacional?

Bajo un análisis específico se determina cuando su junta directiva es un “activo” para la organización, o sea es una junta que crea valor, y si este es un valor agregado cuantificable. En su defecto se puede encontrar que es un “pasivo”, solo genera gastos a la compañía y por ende destruye patrimonio.

Uno de los argumentos es que en los estados financieros esta pregunta no se refleja de manera adecuada, con esto se cuestiona si es viable establecer una especie de algoritmo que pudiera medir el valor agregado que supuestamente genera la junta directiva y si esto es lograble, entonces qué parámetros o dinámicas o procesos podemos afinar dentro de la junta directiva para que el valor agregado se incremente.  

La solución o metodologías que se desarrolla dentro de su concepto y proceso de certificación, en muchos casos comienza con el diseño más adecuado del equipo de trabajo  para el momento estratégico y los retos importantes que la organización está viendo en un período de tiempo determinado.

Con esto ensamblan con metodologías científicas  el mejor equipo posible que pueda trabajar de manera colaborativa como un “equipo de alto impacto” para esa determinada compañía y el momento especifico que esta viviendo posteriormente pasan a optimizar las interacciones de los diferentes miembros de la junta  con todo el sistema de la organización sin caer en la coadministración, estableciendo una serie de indicadores que miden el compromiso continuo de cada miembro de junta. Referente a temas específicos, optimizan las reuniones, así como las interacciones entre reunión y reunión como también logran con gran enfoque el cumplimiento de los objetivos definidos sin importar el tipo de organización , ni tampoco su tamaño, el proceso se acompaña con evaluaciones periódicas que dan indicación donde se deben ajustar los procesos o las diferentes interacciones con los miembros del grupo o con los elementos claves definidos de la organización, en otras palabra pocos elementos o casi ninguno se deja al azar siendo esto un proceso que se denomina de  círculo virtuoso continuo.

Lo interesante es que hay organizaciones que lo logran para conseguir la certificación que cada tantos años es sujeta de evaluación, en otras palabras, es lograr un estado de excelencia que sí desean conservar, debe ser sujeto de evaluación cada cierto tiempo por el equipo de expertos.

Solo el hecho de someterse a una mejora continua, se garantiza un mejor impacto de una junta como equipo pueda lograr en las organizaciones sin importar el país o la vigencia de su regulación en los temas de gobierno corporativo.

Es deseable tener el mayor número de empresas posibles donde sus juntas directivas se conviertan en un centro de beneficios cuantificables en línea con las diferentes teorías, donde una buena junta es un activo que genera un valor agregado importante para la organización, de lo contrario como desafortunadamente ocurre en un alto número de  juntas directivas, estas  seguirán siendo solo de papel y su impacto seguirá siendo poco o nulo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?