Opinión

  • | 2017/10/13 00:01

    Otra vez lunes, ¡Qué fastidio!

    La gran pregunta que me hago y que quiero resolver, es: ¿por qué es tan difícil salir de la cama los lunes, en lugar de vivir nuestras vidas motivadas y plenas de aventuras?

COMPARTIR

Seguramente más de uno se hace esa misma pregunta. Claro que es necesario ganarse la vida, pero estoy seguro que nadie piensa que esa sea la respuesta a la pregunta. Cuestionémonos, ¿es nuestro trabajo desafiante, comprometido, estimulante y significativo?, y si tenemos suerte, ¿es importante? Es lógico pensar que no trabajaríamos si no nos pagaran, pero el porqué de lo que hacemos no debería ser ese. En fin, pienso que las recompensas materiales son una razón poco o nada justificable para hacer el trabajo que hacemos. 

Cuando decimos que alguien trabaja por el dinero, no solamente estamos siendo excesivamente axiomáticos sino realistas. Creo que es por demás obvio, pero la misma obviedad plantea un cuestionamiento increíblemente profundo. Por qué, si es tan obvio, ¿a qué se debe que la gran mayoría de la gente, haga un trabajo carente de la motivación suficiente, para salir de la cama e ir a la oficina felices los lunes? 

¿Por qué mucha gente tiene un trabajo monótono, sin sentido y desalentador? ¿Por qué las empresas tradicionales tienen modos de operación, de producción y de servicios en los que eliminaron todas las “satisfacciones inmateriales” que podrían derivarse de un trabajo?, así que ciertamente lo único por lo que trabaja la gente es por dinero.

Entonces me cuestiono: ¿por qué? Creo que la respuesta es la tecnología. Y no hablo del tipo de tecnología que ha permeado últimamente nuestras vidas. Me refiero a otra tecnología, a la "tecnología de las ideas". Además de crear cosas, la ciencia tecnológica crea ideas y nuevas formas de comprensión. Estas últimas permiten entender a las personas e influir en sus pensamientos, sus aspiraciones y hasta su forma de actuar. 

Lea también: La empresa elegida "mejor sitio para trabajar" durante 3 años

Por ejemplo, si el mal desempeño de un trabajador se identifica mediante una evaluación que para los ojos de los implicados es correcta, la persona cambiará, pues ha entendido la causa de sus errores. Por el contrario, si se cree que el mal desempeño es resultado de la incompetencia que dice el jefe tiene el empleado, éste caerá en profunda desesperación. Y si se cree que el mal desempeño es por la presión de los jefes, el empleado no tendrá otra salida que renunciar.

Que la consecuencia al mal desempeño sea un cambio genuino o una renuncia, depende del entendimiento que cada empleado tenga de las causas del mismo. Este es el papel que juegan las ideas en nuestra formación como personas y por eso la tecnología de las ideas es quizá más importante, pues tiene algo especial y es que está basada en la gente. 

Es posible que un objeto tecnológico que no funciona tienda a desaparecer, pero las falsas ideas en las personas, nunca desaparecen si las personas creen profundamente que son ciertas.

Una empresa que tiene personas que trabajan sobre falsas ideas, creyendo que son la verdad absoluta, el resultado será desastroso. De esa misma forma está basado el modelo tradicional de negocio, donde un trabajador solo trabaja por ser remunerado, que reitero es la única razón por la que la mayoría de las personas hacen algo.

Esos modelos han creado una falsa visión, donde los seres humanos cumplen un horario, desempeñan una labor específica, atraen dinero y sostienen el negocio. A los ojos de los empresarios podría parecer funcional, pero es mediocre pensar que ese es el fin del ciclo, pues no se generan más ideas, no se crece y tasa la ilusión, la motivación y los sueños en dinero. Lo cual será finalmente degradante y desalentador.

Puede interesarle: Los colombianos no tendrán que trabajar más para lograr pensionarse afirma MinHacienda

Con toda la intención o no, la forma errónea de pensar de las organizaciones va creando empleados que se adaptan a las demandas de dicha empresa, privándolas de la oportunidad de levantarse todos los días con la emoción de entregar un día más a la empresa que además de pagarles, los motiva, los consiente y los acerca a sus sueños.

Es importante preocuparse por las hipótesis sobre las cuales se está fundamentando la gestión de las personas, porque estas cambiarán según las teorías que diseñemos para explicar y entender a los empleados. Con eso quiero decir que las personas y empleados son el producto de la sociedad donde vive y de la empresa donde trabaja.

Es decir, que nuestra naturaleza humana, es más creación que descubrimiento. Diseñamos naturaleza humana al diseñar organizaciones donde las personas pasan todo su tiempo. 

Entonces, debemos preguntarnos, cuando dirijamos organizaciones, ¿qué tipo de empleados estoy contribuyendo a diseñar?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.