Opinión

  • | 2015/09/16 05:00

    Tecnología de colaboración como alternativa para la inclusión social en Colombia

    Si bien la población colombiana sigue manteniendo un promedio relativamente joven, es claro que se viene presentando un proceso de envejecimiento que genera nuevas demandas sociales.

COMPARTIR

De acuerdo con el informe The Challenge of Global Aging referencia entre el 2010 y el 2036 los mayores de 65 años pasarán de ser el 6% de la población a ser el 15%. En ese sentido, el envejecimiento en Colombia se produce con características diferenciadas entre hombres y mujeres, debido a las profundas inequidades estructurales. Y es que la mayoría de las personas de más de 60 años en Colombia está llegando a su vejez sin los recursos económicos necesarios para vivir.

Así se advierte en “Participación de los adultos mayores en las economías de mercado y del hogar en Colombia”, una investigación adelantada por la Universidad Externado de Colombia, que revela que el 75% de los adultos mayores del país no recibe ninguna pensión. Por si fuera poco, el 22% de esta población vive con menos de 206.091 pesos mensuales, es decir, en condiciones de pobreza.

Y es que para el adulto mayor, el internet se ha convertido en una plataforma totalmente desconocida. Muchos no saben cómo esta red puede ayudarlos a tener diversos beneficios, como es el caso del Teletrabajo, un sistema organizativo de empleo y una salida profesional para muchas personas que tienen dificultades o no quieren desplazarse a un puesto laboral convencional.

En Colombia, por ejemplo, ya existe un marco legal para los que se dediquen a esta modalidad de empleo, pues para las medianas y grandes empresas, tanto públicas como privadas, representa una posible vía de solución en cierto tipo de actividades y además como respuesta ante situaciones personales de sus empleados (horario flexible, mayor autonomía, se ahorra tiempo y dinero y es la mejor opción para personas discapacitadas o de la tercera edad, etc).

La aplicación del teletrabajo no solo beneficia al empleado sino también a la industria, ya que esta metodología reduce el 18% de inversión en arriendos y adecuación de oficinas, aumenta hasta en un 27% la productividad laboral y reduce en un 63% las ausencias no programadas de los empleados. También permite disminuir costos en servicios como el de electricidad hasta en un 18%, según un estudio de Cisco.

Es por ello, que esta modalidad posee una tendencia a convertirse en un fenómeno social y empresarial, capaz de cambiar radicalmente las formas de organizar el trabajo al permitir que buena parte de los empleados desarrolle su función desde sus propias casas.  

El teletrabajo es una nueva herramienta empresarial que da la oportunidad a personas discapacitadas, de la tercera edad y madres de familia que no pueden desplazarse solas ni someterse a un horario rígido a mejorar su calidad de vida y generar impacto en el desarrollo social y económico de un país, por lo que el llamado es a su adopción e implementación pronta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?