Opinión

  • | 2015/08/04 05:00

    El valor de la empresa y los intangibles

    El talento humano, las patentes, las marcas y el conocimiento codificado, son los nuevos activos que producen beneficios corporativos.

COMPARTIR

El valor de una empresa, es el valor de los flujos de caja que generará traídos a valor presente usando una tasa de descuento que refleje adecuadamente el riesgo asociado a la generación de esos flujos; más su costo de capital, es decir el costo de la deuda con terceros, y el costo de oportunidad de los dueños al poner dinero en la empresa y no en otra actividad.

El valor de la empresa es determinado por los flujos de caja que generan los activos, la tasa de crecimiento de los flujos, y por la tasa de descuento con que se traen a valor presente. El flujo de caja de los activos es el flujo que generan después de impuestos e inversiones en mantenimiento, pero antes del pago de la deuda.

El crecimiento de los flujos de caja depende de la inversión en nuevos activos que generen más ingresos, o del uso más eficiente de los mismos, una empresa que basa su crecimiento en mayor eficiencia con el tiempo se verá estancada pues la eficiencia tiene un límite. En cambio el crecimiento por inversión en activos puede ser infinito siempre que los activos tengan una rentabilidad mayor a su costo de capital.

La tasa de descuento depende del riesgo, una empresa más riesgosa tendrá una mayor tasa de descuento contrayendo su valor. Para tener una menor tasa de descuento e incrementar el valor, hay que disminuir el riesgo reduciendo el apalancamiento operativo, optimizar la mezcla entre recursos propios y deuda, y mantener ajustada la generación de flujos de caja con los pasivos financieros, por ejemplo, las deudas deben estar nominadas en la misma moneda en que se generan los ingresos, evitar endeudamiento con tasas de interés variables si los ingresos tienden a disminuir cuando las tasas aumentan, y financiar activos de largo plazo con pasivos a largo plazo.

En las empresas con activos intangibles como patentes, marcas y otros tipos de propiedad intelectual, la valoración tiende a ser un proceso más complejo puesto que los flujos generados por los activos son difíciles de determinar. Eso mismo ocurre con el periodo de crecimiento de los flujos, puesto que la obsolescencia, y el tiempo de explotación de patentes pueden  ocasionar que los activos intangibles pierdan capacidad de generar flujos de caja rápidamente.

Por otro lado las inversiones en I+D son contabilizadas como OPEX (gastos operacionales),  y no como CAPEX (inversiones de capital), dificultando que se puedan proyectar crecimientos del flujo de caja con base en la inversión en nuevos activos. Así mismo la deuda que adquieren suele ser menor porque los intangibles no suelen ser admitidos como garantía dificultando la optimización de la estructura de capital para disminuir la tasa de descuento.

Para solucionar esto y aumentar su valor, las empresas de activos intangibles pueden dentro de un proceso de valoración capitalizar los gastos en I+D e ingresarlos en el balance como activos, también ajustar la utilidad operacional, para reflejar la capitalización de los gastos de I+D,  y por último recalcular el valor del patrimonio de la empresa sumando al patrimonio actual el valor de los activos de I+D. El valor de los activos de I+D es el valor de desarrollo menos su depreciación, para activos con desarrollo de largo plazo el periodo de depreciación será extenso, mientras que para los activos con desarrollo rápido el periodo de depreciación será corto.

Por último es importante aceptar que las empresas han cambiado la forma en la que producen beneficios, antes las empresas se dedicaban a la producción de manufacturas, ahora generan efectivo a través de la producción de servicios o a través de bienes intangibles, el desarrollo de software, el comercio en línea, la consultoría financiera y legal, el diseño, y el desarrollo de medicinas, son ejemplos que muestran que los activos intangibles como el talento humano, las patentes, y las marcas son los nuevos activos que producen beneficios corporativos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?