Opinión

  • | 2015/11/12 00:05

    Talento: Kit para el Internet de las Cosas

    ¿Cuáles son las principales habilidades que debe tener su equipo de trabajo frente a la nueva realidad tecnológica?

COMPARTIR

El internet de las cosas (IDC) es la nueva revolución a lo largo y ancho de prácticamente todas las industrias. Los beneficios que promete en mejora de eficiencias, automatización, conocimiento del consumidor y cambio de los modelos de negocio para mencionar sólo unas cuantas está generando cambios profundos en los esquemas de atracción de talento  y en la redefinición de las culturas internas.

Muchas organizaciones han optado por atraer líderes con experiencia reciente en la implementación de modelos basados en el Internet de las Cosas. El problema sin embargo es que va a ser muy difícil encontrar en una sola persona las características que demanda esta nueva ola. La nueva realidad requiere de equipos versados en el tema y bien alineados frente a estas nuevas herramientas organizacionales que pareciera hoy todavía están en estado embrionario:

- Estrategia: La organización necesita comprender las oportunidades que el IDC genera desde múltiples dimensiones: procesos, tecnología  y operaciones tienen que estar integrados para entender los nuevos modelos de negocio y dimensionar las nuevas capacidades a construir. Mercadeo y Ventas necesitan traducir de ida y vuelta las oportunidades hacia la organización, y los beneficios hacia sus clientes.

- Orientación al Riesgo: Muchas organizaciones están esperando  a que el IDC esté definido en su industria antes de tomar acción. Las empresas con el temple para invertir y tomar la iniciativa sacaran la mayor tajada, lo cual implica tener los nervios para arriesgar y el cuero para equivocarse.

- Análisis de Datos: Las cantidades de procesamiento de datos que demanda la estrategia de IDC requerirá de talento con la capacidad técnica de extractar los datos relevantes que realmente agreguen valor. Es vital construir capacidades alrededor de los temas de seguridad, desarrollo de software y análisis de datos, que partan de personas letradas en estos temas y con capacidad de insertarlas en los procesos de negocio.

- Habilidad de trabajar a través de la organización: Una de las complejidades del IDC es que las decisiones afectan por un lado y se toman de otro lado a lo largo y ancho de la organización. Esto demanda de ejecutivos con la capacidad de integrar estas decisiones, explorar ideas de parte de todas las unidades de negocios y liderar las iniciativas para que las cosas sucedan. Las competencias de trabajo en equipo y colaboración se vuelven una prioridad.

- Orientación al cliente: El IDC tiene la ventaja de que acerca al cliente a su cadena de producción. La distancia antes enorme entre las decisiones del consumidor y la generación del producto y servicio están ahora a un clic de distancia. Las inversiones del mundo de los ladrillos en empresas tecnológicas o en aplicaciones que tienen una base de datos de cliente creadas son enormes. Las grandes decisiones de inversión a lo largo de todas las industrias hoy tienen un enfoque claro en cómo  acercar el producto o el servicio al cliente.

La simbiosis entre tecnología, información y cliente está cambiando el mundo de los negocios. La salud, la educación, el deporte, las comunicaciones, o el entretenimiento para mencionar solo algunos casos ya hoy evidencian esta nueva ola que demandará de talento letrado en el tema, de un liderazgo diferente, pero sobre todo de culturas internas diseñadas para atreverse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?