Opinión

  • | 2015/09/30 05:00

    Redes, factor clave en el futuro de la movilidad y el transporte urbano

    ¿Cómo reinventar el transporte en un mundo cada vez más conectado, pero además con necesidades y demandas mayores de movilidad?

COMPARTIR

Esta es una pregunta que nos ronda de manera permanente a los que representamos a las empresas involucradas en la industria de redes y en general a los que hacemos parte del gran ecosistema TI.

Debemos partir de la base de que hoy en día, países de América Latina como Colombia tienen un promedio de velocidad de 40 kms/hora, por lo que la inquietud no solo está latente sino que tiene un sentido de urgencia y oportunidad como pocos temas en la coyuntura de problemáticas de las sociedades modernas.

Además es pertinente tener en cuenta otros factores que sin duda están impactando en la movilidad y afectando el funcionamiento idóneo de los sistemas de transporte. En los últimos 15 años, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la región aumentó en más de 100 millones de personas. Esto trae retos importantes que las ciudades no pueden desconocer en cuanto  al fortalecimiento de su infraestructura vial, tanto en zonas urbanas como en la periferia, y la adecuación de los sistemas de transporte para alcanzar una mejor movilidad de su población.

Y es que esta tendencia demográfica parece que se mantendrá. Según la entidad, se calcula que la población latinoamericana aumentará a 531 millones para 2020 lo que atraerá a 90 millones de personas más a las zonas áreas urbanas de la región y a su vez se traducirá en 150 millones de viajes diarios en medios como bicicletas, transporte público, automóviles o motos. ¿Están preparadas las ciudades para afrontar este desafío?

En este contexto, nuestro objetivo debe estar en fomentar, entre entidades públicas y empresas privadas, sistemas de transporte rápidos, seguros y efectivos, capaces de mejorar la conectividad del sistema de transporte con elevados estándares de seguridad y un flujo vehicular bajo en incidentes viales.

También debemos trabajar para replantear los sistemas de transporte de algunas ciudades que han empezado a caducar por su infraestructura deteriorada, poca conectividad y medios antiguos. Esto sumado a que hay una necesidad de contar con sistemas eficientes y masivos que permitan conexiones, consolidar redes viejas en una sola y potencialice la red con mayor capacidad para resolver necesidades de demanda en movilidad y conectividad.  

Así mismo, parece necesario propiciar un enfoque en sistemas de carreteras, habilitar comunicaciones eficientes entre vehículos con otros vehículos, así como entre vehículos con la infraestructura. También se debe trabajar en mejorar redes de conectividad que permitan una la comunicación directa de los diferentes medios de transporte con semáforos, vías inteligentes, peajes, cruces del tren y cámaras, así como cualquier tipo de infraestructura ya instalada por las ciudades para mejorar la movilidad y hacer vías má seguras.

Ahora, por qué no vamos más allá y apostamos por una transformación en donde se integren las capacidades de los recursos humanos con un mejor entendimiento de los ecosistema de los medios de transporte y de infraestructura en tiempo real. La consecuencia sería una relación eficiente con aspectos como el tráfico, sistemas de alertas o actualizaciones sobre emergencias que se puedan encontrar en las calles.

Enfocándonos en una mejor conectividad de redes también podremos comunicar alertas en tiempo real sobre otros temas como las condiciones climáticas que puedan afectar la conducción de un vehículo, esto en caso de lluvias o neblina, o por ejemplo en cambios en la ruta o desvíos programados en viajes programados a futuro.

Internet del Todo (IoE) es el camino. A través de su funcionalidad de conectar personas, procesos, datos y cosas, y algunas de esas “cosas” son routers, switches, puntos de acceso y cámaras de videovigilancia, todos ellos reforzados un uso enfocado en mejorar la movilidad y el transporte de las ciudades.

Estoy convencido de que la sincronización correcta entre vías urbanas, vehículos y semáforos permite que a través del mundo digital las ciudades lograrán descongestionar el tráfico, reducir la contaminación, eliminar las demoras y disminuir significativamente nuestros niveles de frustración colectiva.

Si esto se complementa con tendencias como el teletrabajo, y algunas buenas políticas de gestión pública, todo podría cambiar significativamente en el terreno de la movilidad. Sin duda, empresas como Cisco permiten redes confiables y seguras para conectar los vehículos, las vías, puentes, sensores y dispositivos, todo esto con el fin de mejorar y optimizar los recursos de infraestructura disponibles en las ciudades.

Las empresas de TI tenemos una inmensa responsabilidad y oportunidad en el sector de la movilidad, donde debemos acompañar los planes de las ciudades del futuro, incluso del presente, para construir ciudades más amigables en todo sentido, incluyendo el de la movilidad. ¿Cómo están las redes de su ciudad?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?