Opinión

  • | 2015/07/28 05:00

    Se consolida un ciclo de dólar caro

    Incremento de tasas en EU, menor inversión extranjera directa, caída del petróleo y aumento del déficit corriente, marca un nuevo ciclo de dólar caro.

COMPARTIR

En las semanas recientes el peso colombiano ha sufrido una acelerada depreciación frente al dólar que ha llevado la Tasa Representativa del Mercado (TMR) hasta niveles de $2.857.Lo que equivale a una depreciación acumulada en el año del 19%. Las razones que lo explican son las siguientes.

En primer lugar, está el aumento en las tasas de interés de corto plazo en los Estados Unidos. La presidenta de la FED, Yanet Yellen, ha confirmado que es inminente un aumento de la tasa como último paso para normalizar la política monetaria, pues el país lleva seis años con tasas de interés cercanas al cero. El aumento de diez puntos básicos en los rendimientos de los bonos americanos a dos años es una confirmación de que el mercado empieza a descontar mayores tasas de interés.

Así mismo los anuncios de la FED han hecho que los inversores busquen llevar de nuevo su dinero hacia los Estados Unidos porque encuentran menores riesgos, un desempleo que ha cedido y el crecimiento ha vuelto a niveles del 2,5%, mientras el boom del shale oil ha reducido las importaciones de energía conteniendo el déficit comercial.

Con tasas de interés bajas muchos inversores pidieron dinero prestado y lo invirtieron en mercados emergentes, como Colombia. Ahora han advertido que pronto sus préstamos se encarecerán y deben cubrir sus posiciones, esto reversa los flujos de capital y aprecia el dólar frente a monedas de países emergentes.

En segundo lugar, la mayor producción de petróleo en Estados Unidos y la OPEP han llevado al sobre abastecimiento del mercado mundial, se estima que actualmente existen 2 millones de barriles por día de sobreoferta, e Irán agregará otro millón de barriles diario. Los excesos de suministros más un dólar fuerte hacen que las cotizaciones del crudo caigan, la referencia Brent se ha contraído en 14% en el último mes y cerró el viernes a US$ 54,56.

Para Colombia eso significa recibir menos dinero por sus exportaciones petroleras que son la principal fuente de divisas. El choque en los términos de intercambio del crudo ha llegado al país por la vía de menor inversión extranjera directa que se desaceleró 26%, caída en el valor de las exportaciones, y salida de inversionistas de portafolio. Esos movimientos del mercado han llevado el déficit en cuenta corriente ha US$ 5.000 millones, equivalente al 7% de PIB.

La depreciación del peso no es buena para todos puesto que gran parte de la producción nacional utiliza insumos importados, y durante el ciclo de dólar débil muchos empresarios se endeudaron en dólares, hoy esas deudas son mucho más costosas y podrán a prueba la capacidad de las empresas de gestionar el riesgo y generar más efectivo en un ambiente con menor dinamismo.

Por último, las perspectivas de una salida desordenada de Grecia del Euro, el riesgo sistémico que puede ocasionar un colapso del mercado bursátil Chino, son factores que aumentan la percepción de riesgo y llevan a la salida de capitales desde el mundo emergente hacia el centro con Estados Unidos a la cabeza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?