Opinión

  • | 2015/12/07 00:05

    “Outliers”: eventos que cambian el juego.

    Estamos en un mundo sobresaturado de noticias. Tal cantidad de datos puede crear la falsa sensación de que se está bien informado. Sin embargo, en muchos casos esto lleva a tomar decisiones equivocadas.

COMPARTIR

Si en lugar de intentar entender cada uno de los cientos de noticias que surgen diariamente,  se le diera mayor atención a los acontecimientos atípicos que denotan una transición en las tendencias globales, se lograrían hacer lecturas más precisas de la realidad. 

En finanzas la importancia de los “outliers” yace en que definen el surgimiento de nuevas mega-tendencias en la economía global. Son señales que indican que la economía mundial ha cambiado y que algo nuevo está pasando. De forma que aportan información muy valiosa para un gestor de inversiones.

Con el fin de entender cómo funcionan los “outliers”, imagínese por un instante que ha sido contratado por una agencia de inteligencia. No en el equipo de James Bond,  con una vida llena acción y un Martini con su nombre, sino en una reputada división de criptografía más al estilo  John Nash  (en la película Una Mente Brillante). 

Su misión es descifrar el tema de un e-mail en español, el cual no se puede leer completamente. La agencia le da las siguientes pistas: 

1) En el e-mail aparece 100 veces la letra A 
2) En el e-mail  aparece 5 veces la letra W.

Si bien la primera pista indica que hay 100 eventos que muestran la letra A, esta pista no aporta información muy útil puesto que en el idioma español hay más de 113.000 palabras que empiezan por la letra A.  

Al contrario, la segunda pista es muy relevante. En el español la letra W tiene una frecuencia muy baja (0,02%). Esto reduce las posibilidades a anglicismos como WIKI, WIFI, expresiones regionales como Weón (Chile), Wuey (México) o tal vez nombres propios internacionales como Waterloo o Wagner.

En conclusión se puede decir que las 100 “A” son ruido, mientras que las 5 “W” constituyen información valiosa. Este ejemplo sirve para ilustrar que los eventos que aportan información más valiosa son aquellos que aparecen con muy poca probabilidad. Dichas anomalías son conocidas en estadística como “outliers”.

La caída del petróleo de 100 a 40 dólares el barril, devaluaciones de más de 40% en las monedas de los países exportadores de materias primas, el rompimiento de la paridad entre el Franco Suizo y el Euro, el colapso de la burbuja en el índice de acciones de Shanghai y Shenzhen, la caída de 80% de las acciones de Glencore y los ataques terroristas de París son anomalías que nos indican que la economía mundial está en un proceso de catarsis. 

Entender estos eventos es clave a la hora de identificar los riesgos y oportunidades para el 2016. En nuestra próxima nota comentaremos los que en nuestra opinión son los riesgos macro más importantes para el siguiente año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?