Opinión

  • | 2016/02/10 00:01

    Los datos móviles, una oportunidad sin freno para el sector privado

    La tendencia es clara. La proliferación de dispositivos inteligentes, la monumental oleada de usuarios móviles, el considerable aumento exponencial de las redes 4G y la creciente demanda de aplicaciones de video serán los principales que multipliquen por 8 el tráfico de datos móviles mundial en los próximos 5 años.

COMPARTIR

De acuerdo al informe Cisco VNI sobre el Tráfico Global de Datos Móviles 2015-2020, el tráfico anual de datos a nivel mundial pasará de los irrisorios 44 exabytes de 2015 a la exorbitante cifra de 366,8 en 2020, lo que representa un colosal aumento de 800%.

El 45% de dicho tráfico corresponderá a la región de Asia y las islas del Pacífico mientras que el 7% será para América Latina, donde se espera una penetración de 477,5 millones de usuarios móviles en ese mismo periodo de tiempo.  

Este pronóstico equivaldría a que las generaciones venideras compartan 81 billones de imágenes, es decir, 28 diarias por persona en todo el planeta durante un año o, lo que es lo mismo, 7 billones de videos, 2,5 diarios por persona alrededor del mundo.

Ante este inminente panorama, cada vez más desafiante y retador para las organizaciones y los países de la región, se vislumbra una clara oportunidad para que los gobiernos de América Latina y, sobre todo, para que las entidades privadas impulsen con éxito las soluciones adecuadas que permitan garantizar el exorbitante crecimiento de las redes móviles y la nueva tendencia del Internet de Todo (IoE).

A pesar de que el Gobierno colombiano se subió hace tiempo a la locomotora de la conectividad dando pasos agigantados abanderando diferentes iniciativas en materia de infraestructura en el país como, por ejemplo, el ambicioso proyecto del MinTic que llevó fibra óptima a más del 96% de la población colombiana, ahora es el turno de que los jugadores privados asuman su papel mucho más relevante como catalizadores del éxito de la nueva era de la digitalización que vendrá acompañada de una enorme ‘explosión’ de datos.

Tal y como lo predice el estudio, en 2020 habrá 5.500 millones de usuarios de dispositivos móviles en todo el mundo, es decir, el 70% de la población mundial dispondrá de una conexión móvil, con una media de 1,5 conexiones per cápita, en contraste con los 3.500 millones de personas que se proyecta que tendrán acceso a agua corriente o los 5.300 que contarán con electricidad.

Muy pronto habrá más personas conectadas a un aparato celular que con acceso a los derechos básicos y ese es todo un nuevo océano de oportunidades. Tengamos en cuenta el siguiente dato del Banco Mundial: América Latina sigue siendo una de las regiones más desiguales del planeta y existen aproximadamente 37 millones de personas que carecen de acceso a agua potable y casi 110 millones que no tienen acceso a saneamiento. Debemos trabajar por disminuir esa brecha social, pero no podemos descuidar la brecha digital y en ese conexto es que debemos considerar la conectividad móvil como un nuevo servicio fundamental para la sociedad.

Hoy en día se torna vital un mayor esfuerzo y compromiso por parte del sector privado. Es necesario que las compañías más importantes del país se concienticen de la necesidad de apoyar el crecimiento que va a registrar el tráfico de datos móviles durante los próximos años a través del fomento del emprendimiento, la innovación y la inversión tanto en infraestructura como en tecnología de punta que facilite la vida diaria de las personas. Especialmente, en las grandes urbes de la región que afrontan día a día continuos problemas de transporte, seguridad, productividad o calidad de vida.

Sin embargo, todos estos avances son antecedidos por los retos que existen en materia de conectividad, inversión, interoperabilidad, tecnologías, latencia y cobertura e innovación en el país y que, a un futuro, se traducirán en una mayor competitividad nacional.

De todo lo anterior, se puede sustraer, en primer lugar, que es innegable que los avances en materia tecnológica mejoran drásticamente la calidad de vida de los ciudadanos y que, por consiguiente, se mejora la competitividad, se generan externalidades positivas que inciden sobre la productividad de los trabajadores y se abre un entorno atractivo para el turismo y la Inversión Extranjera Directa (IED).   

En definitiva, la creciente demanda de datos móviles a nivel mundial resultado de la adopción de dispositivos, el gran número de usuarios, el aumento exponencial de redes 4G y el video creará nuevas oportunidades y nuevos modelos de negocio. ¿Su empresa ya ha empezado a tomar las acciones necesarias para enfrentar el tráfico de datos móviles sin freno?

Lea también: El Big Data y la analítica no pueden convertirse en “un simple discurso” de los presidentes de las compañías

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?