Opinión

  • | 2015/09/25 05:00

    ‘El Factor XYZ’: libro recomendado para una nueva filosofía de trabajo

    El Factor XYZ es una filosofía de trabajo creativa para empresas jóvenes que quieren maximizar su productividad y la cohesión de su personal. Recomiendo este libro a empresarios interesados en pensar de manera distinta en cuanto a la confluencia de ideas, oficina, personal y resultados.

COMPARTIR

Nancy Lublin y Alyssa Ruderman, junto con miembros del equipo de DoSomething.org, se lanzaron a escribir sobre una filosofía de trabajo que les ha funcionado muy bien. Su organización se dedica a movilizar a los famosos ‘Millennials’ para impactar su comunidad positivamente a través de proyectos.

El Factor XYZ se puede definir como una filosofía de trabajo y unas prácticas de negocio que apuntan a generar autenticidad, transparencia e innovación en una empresa. Dicen las editoras que XYZ es en parte ‘mind-set, cultura y ambiente’ y se refieren a unir cambios dentro del espacio físico de la oficina con iniciativas de branding creativo para aumentar la productividad del personal.

Entre sus propuestas (tratan nueve ‘workplace topics’), está pensar de nuevo el espacio de las oficinas. Esto implica retirar ‘barreras visuales verticales’ como los cubículos para generar más colaboración y eficiencia. Además, en la oficina se deben incluir artefactos típicos de la cultura empresarial propia (e.g. budas, cuadros de colores que se adapten o contrasten con los muebles, objetos tradicionales, etc). Así la empresa sea conservadora y enfocada en lo técnico, ubicar mini-ejemplares de las máquinas, premios, fotos históricas de la empresa, etc. obedece a la misma lógica.

También se habla del ‘watercooler 2.0’, es decir cualquier ‘isla’ o punto de encuentro en donde haya una excusa para intercambiar ideas. El ejemplo clásico de bajo presupuesto es una máquina de café, dado que genera un espacio de conversación entre empleados. En oficinas de agencias de publicidad y headhunters en Europa, esta ‘isla’ también es a veces un fútbol de mesa o inclusive una estación de XBOX. Mientras esto puede funcionar en algunas organizaciones, pienso que algunas funciones que requieren de alta concentración no pueden perder toda barrera visual. La idea de usar un XBOX quizá funcionará en una agencia de publicidad, pero difícilmente se puede aplicar en el área de comercio al detal.

Otra propuesta se refiere a la ‘cultura del pitching’, según la cual los empleados tienen espacios digitales y físicos para compartir ideas. En DoSomething.org, todas las semanas se reúnen para que cada uno de los empleados hable de un logro puntual, mientras que las experiencias negativas y sus lecciones se exponen una vez al año. Cada miembro del equipo es visto como un ‘embajador de marca’, obligando a la empresa a motivarlos y a observar frecuentemente su ánimo.

Las demás propuestas tocan temas de branding creativo, simple y coherente, así como alianzas usando bajo presupuesto, manuales de comunicación, etc. Este libro es una muestra más del beneficio de juntar elementos materiales con los valores de la empresa para generar una identidad corporativa coherente y atractiva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?