Opinión

  • | 2016/01/19 00:01

    Innovación: moda que incomoda

    ¿Existe en su empresa una definición clara de innovación? Estos son algunos puntos clave para crear una estrategia a la medida.

COMPARTIR

Para nadie es mentira que la palabra innovación está de moda, pero es tan creciente la presión que genera, que a muchos incomoda.

Hoy en día se habla mucho de innovación, de la cantidad de dinero que hay que invertir en ella, de lo importante e indispensable que es en un mundo en constante cambio y de los grandes dividendos que esta puede generar. Sin embargo, todo esto es iluso y promisorio porque no entendemos bien lo que significa y mucho menos cómo llevarlo a cabo, lo que hace que se convierta en una gran fuente de estrés e incertidumbre.

Es frecuente que al preguntar por la definición de innovación, reciba respuestas como: “crear algo nuevo”, resolver un problema”, “pensar fuera de la caja” y algunas otras que quizá usted ya se está imaginando. Yo, personalmente la defino como la capacidad de un individuo u organización para gestionar e implementar sus ideas. Todo esto suena muy bien en papel, pero si lo traducimos al contexto de su empresa, ¿Eso realmente qué significa?

Un estudio realizado por Harvard Business Review en 2011, demostró que el 90% de las compañías tienen la palabra innovación en sus lineamientos estratégicos; aun así, la gran mayoría de ellas no innova y lo que es peor, sus empleados no consideran este tema como una prioridad.

Pero estoy segura de que esto no sucede por negligencia sino por falta de conocimiento. Lo primero que hay que entender es que la innovación no sucede al copiar las teorías que dictan los libros o grandes gurús; este es un tema a la medida. Por este motivo, es indispensable comenzar por preguntarse: ¿Qué es innovación en mi empresa?, ¿Cómo se mide?, ¿Qué resultados se esperan?

Es decir que esto es un tema de práctica en donde la innovación pasa de ser una palabra que hace más pomposos los resultados de la última sesión de planeación estratégica, a convertirse en una estrategia en sí misma.

Si quiere ser exitoso en este camino, comience por realizar sesiones de planeación de la innovación que involucren a actores de diferentes niveles de la organización, haciendo énfasis especial en los líderes, ya que sin el apoyo de estos cualquier iniciativa que se decida emprender muy seguramente será bloqueada a mitad de camino. Durante estas reuniones defina qué es innovación para su empresa, eso cómo se observa en resultados concretos y cómo va a medirse e integrarse en los indicadores de desempeño de cada uno de los colaboradores. Tenga muy presente que la innovación sucede gracias a las personas, el resto solo son accesorios.

Si define estrategias medibles y alcanzables se dará cuenta de que la innovación no es el resultado de la inspiración divina, sino de un esfuerzo colaborativo y consciente en el que se explotan al máximo las habilidades creativas de las personas y en el que se crean hábitos que positivamente conducen al cambio y a redefinir los límites de su organización, pues como dice Malcom Gladwell: “Si todos tienen que pensar fuera de la caja, tal vez es la caja la que necesita un arreglo”

Lea también: ¿La innovación no pasa de ser un discurso en Colombia?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?