Opinión

  • | 2016/01/25 00:01

    La guerra de monedas del siglo XXI

    Estamos en medio de la guerra de monedas más sofisticada e importante de la historia, cuyas repercusiones tienen gran impacto sobre la economía mundial.

COMPARTIR

Los contrincantes en esta guerra de monedas son Estados Unidos, Japón, China, Arabia Saudita, la zona Euro y Rusia. Las estrategias van desde ingeniería monetaria, devaluaciones competitivas hasta alianzas para crear un nuevo sistema monetario internacional. 

La guerra inicia con la ingeniería monetaria de la FED

El inicio de la guerra de monedas se remonta a la gran crisis inmobiliaria del 2008 en Estados Unidos, en la cual la reserva federal  empezó un ciclo de expansión monetaria sin precedentes con el fin de estimular la economía (QE).

Las tasas de interés a nivel del 0% incentivaron el endeudamiento en dólares, tanto de corporaciones como de gobiernos. El crédito no financiero fuera de los Estados Unidos es de US$8 trillones, en este orden, excede en 2.5 trillones al crédito en euros y 0,6 trillones al crédito en yen. Los mercados emergentes tienen US$6,5 trillones de esta deuda, según datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS).

Desde el año 2013, el ruido sobre el alza de la tasas de interés (FED Tapering) hizo que este ciclo entrara en reversa, y por ende, las expectativas de dicha alza condujeron al fortalecimiento del dólar. A su vez, la subida del dólar incrementó la deuda neta de los países emergentes. Esta dinámica de auto refuerzo empeoró la situación de los países y compañías con deudas en dólares, creando un ciclo de desapalancamiento en dichas economías.

 

Datos: Bloomberg, Análisis Macrowise

A lo largo de la historia se ha observado que un dólar fuerte se traduce como episodios de crisis en los mercados emergentes. En los años 80 ocasionó la crisis de deuda latinoamericana. En el año 96, ocasionó la crisis en Asia, que luego se propagó a Rusia y Latinoamérica. Actualmente (2016), esta crisis empezó en los países exportadores de materias primas y se está expandiendo a los países emergentes de Asia (Corea del Sur, Taiwán e India)

La devaluación de Japón 

 Yen / Euro. Devaluación de más del 40%

 Datos: Bloomberg, Análisis Macrowise

En Asia la historia fue un poco diferente. El canal de transmisión de política monetaria en Japón no fue la tasa de interés, sino la tasa de cambio. En el 2013, Japón inició una devaluación agresiva con el fin tener una posición dominante en las exportaciones mundiales.

La estrategia japonesa es un ataque directo a las exportaciones de países como Alemania, Corea del Sur, Taiwán y China. El yen japonés se ha devaluado más de un 40% respecto al EUR (Alemania) y KRW (Corea), lo cual va a tener un impacto negativo en el crecimiento económico de estos países que los obliga a devaluar sus monedas.

El colapso del petróleo

El petróleo es la moneda real de Arabia Saudita. En el 2014, el gobierno saudí inició una guerra de precios por el control de las exportaciones del crudo en contra de la industria de Shale Oil, en Estados Unidos, y los demás productores de petróleo.  Es decir,  “abrieron la llave” con el fin de que sus competidores quebraran, quedando de esta manera con el mercado dominante de las exportaciones de crudo.

Esto ha tenido efectos negativos en países como Rusia, Irán y toda Latinoamérica. La reacción a la estrategia saudí trascendió lo monetario y escaló al nivel geopolítico. Guerras, terrorismo y la creación de nuevas alianzas han sido la retaliación a la estrategia del gobierno saudí.

Devaluación de la moneda china (yuan)

Mantener anclado el yuan al dólar hizo menos competitivas las exportaciones de China, causando una desaceleración en su economía.

Bajo esta dinámica, el reto para China es doble. En primera instancia, debe responder a la amenaza a sus exportaciones, creada por la devaluación del yen japonés. En segunda instancia, es imperativo para China tener una moneda de reserva que le compita al dólar en los próximos 20 años.

La estrategia de China en el 2015 fue empezar a devaluar su moneda, a la vez que en noviembre del mismo año gestionó el ingreso de la moneda a la canasta de monedas de reserva SDR del Fondo Monetario Internacional.

En el 2016 la devaluación del CNY será más intensa y tendrá consecuencias negativas para los países de Asia Pacífico y Alemania. Simultáneamente, también creará una presión deflacionaria en Estados Unidos que está fuera del control de la Reserva Federal.

En conclusión, la guerra de monedas sigue su curso y el dólar fuerte va a seguir siendo el “trade” macro dominante en el mundo. Esto no quiere decir que no tenga correcciones. En los episodios de dólar fuerte la máxima caída del DXY (Índice de monedas respecto al dólar ) ha sido del 10%.

La historia nos revela que cuando el dólar es fuerte, la probabilidad de una crisis en los mercados emergentes es muy alta. También nos enseña que en la época en la que el dólar es fuerte, se crean episodios de burbujas positivas, como la de los conglomerados americanos en el 85 y la burbuja en el Nasdaq en el 98. ¿Cuál va a ser la burbuja de nuestro tiempo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?