Opinión

  • | 2016/01/12 00:00

    Un café para el 2016

    Mientras apuro el último sorbo de café, revisó la servilleta y constato que el concepto de “innovación” apareció muchas veces en mis escritos del 2015, no creo que me pueda escapar al tema en el 2016.

COMPARTIR

Durante los últimos 3 años se me ha convertido en tradición tomar un café y “ponerme las sandalias de profeta”, como le digo yo al ejercicio de tratar de hacer comentarios sobre el futuro.

La economía del conocimiento y la innovación es cada vez más relevante, es muy obvia la diferencia entre los países que le invierten dinero a crear conocimiento y los que no.

Sentado aquí en el casco viejo de ciudad de Panamá, voy dibujando como se unen los temas en una servilleta. Tengo el vicio de hacer “mapas conceptuales” que me sirven siempre luego como referencia.

En el mundo en general los efectos del cambio climático están definiendo las agendas, muchos de los “startups” que he podido ver como mentor en la región, tienen que ver directa o indirectamente con el tema. Las ciudades deben prepararse para ser “resilientes” y eso va a implicar un montón de cambios, tanto en las regulaciones como en nuestra relación con ellas. En Panamá esto coincidirá con la descentralización, tema que será clave para el 2016. Los municipios asumirán su rol como entes rectores de las ciudades, se va a necesitar mucha ingeniería humana para dotar de todas las herramientas que estos entes requerirán, para convertirse en generadores de nuevas soluciones.

En Colombia por otro lado este proceso ocurrió hace ya muchos años, lo que vemos aparecer ahora son los clusters regionales. Las ciudades se dieron cuenta de que si se juntan según sus necesidades específicas les va mejor. Creo que este proceso se fortalecerá allí donde ya ocurre y arrancará donde apenas es incipiente. Por otra parte será el posconflicto el que se convertirá en el tema transversal de todo, y el mundo empresarial no será la excepción, veremos aparecer nuevos modelos de negocio en respuesta a las nuevas necesidades de la sociedad que amanecerá luego de la firma de la paz. Los innovadores y emprendedores sociales serán claves, tengo mucha fe en su capacidad y compromiso.

¿Qué pasará con la tecnología?, ¿por dónde se moverá?, de nuevo el cambio climático nos da luces sobre el tema. Hace unos años las cosas podrían no tomar en cuenta el concepto de “sostenibilidad”, pero hoy ya no. De seguro veremos aparecer más soluciones relacionadas con energías renovables, optimizaciones energéticas, formas ingeniosas de aprovechar el agua, el sol y el viento. Creo que la aparición de más modelos de negocio tipo “Uber”, en donde se aprovechan los recursos distribuidos, se van a multiplicar.

Lo digital ya es la norma, creo que veremos como se profundizan las tendencias que apuntan en su dirección. Los medios transmedia, la publicidad experiencial y la lucha por la atención del público, crearán nuevos espacios, donde las líneas que dividen dichos medios se borrarán.

Ciudad de Panamá va a crear su primer “plan de ordenamiento territorial” o P.O.T, lo que supondrá un gran ejercicio de “gobierno abierto” y políticas públicas. Esto seguro creará nuevos espacios para el crecimiento basado en la planificación y la estrategia, lo cual marcará un antes y un después para la ciudad y para el país.

En Colombia la “economia de la innovación y el conocimiento” se consolidará, con ciudades que la jalonarán y que lograrán que las piezas que hacen falta terminen de aparecer. Veo mucha gente preguntando por Colombia en el exterior, saben que algo bueno está pasando y no se lo quieren perder.

Mientras apuro el último sorbo de café, reviso la servilleta y constato que el concepto de “innovación” apareció muchas veces en mis escritos del 2015, no creo que me pueda escapar al tema en el 2016.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?