Opinión

  • | 2015/07/22 05:00

    La vorágine digital ¿están preparadas las empresas?

    Si las grandes compañías no entrar a jugar con las nuevas reglas que la evolución tecnológica ha impuesto, es posible que sean superadas por compañías que no estaban en el mapa global hace un par de años y que si se han acomodado a este progreso.

COMPARTIR

Un estudio realizado por el Centro Global para la Transformación Digital de los Negocios a 941 compañías de 12 industrias diferentes concluyó que el 40% de las empresas consideradas como top 10 de cada sector se verá desplazada por la disrupción digital en los próximo cinco años. Lo que resulta aún más revelador de este análisis es que para el 45% de las firmas entrevistadas este fenómeno transformacional todavía no es una prioridad que llame la atención de las juntas directivas.

Según la investigación, las industrias más amenazadas son: Tecnología, Entretenimiento y Medios, Retail, Servicios Financieros, Telecomunicaciones y Educación. Sin embargo, abriendo el espectro, el efecto al final cubre todos los sectores.

Sin duda es importante entender que la disrupción tecnológica, comprendida como el efecto de las tecnologías digitales y los modelos de negocio en las propuestas de valor de las compañías así como en sus resultados en el mercado, tiene el potencial de transformar el mundo de los negocios más rápido que cualquier otra fuerza en la historia. Para ello hay que prepararse con la misma rapidez con la que el fenómeno crece.

Esta rápida evolución amenaza e impacta los negocios y modelos tradicionales de manera importante
. Las empresas que ya han entendido esto y hacen parte de la tendencia se caracterizan por una rápida innovación que les permite ganar participación y crecimiento en el mercado. Es fácil que en apenas un par de años -como se ha visto en numerosas ocasiones- grandes jugadores del presente en el mercado sean superados por compañías que no estaban en el mapa global, e incluso por aquellas que hace apenas unos años ni siquiera existían.

Incorporar las tecnologías digitales a los modelos de negocio permite beneficiar la entrega de valores desde el costo, la experiencia y las plataformas por medio de las cuales se relacionan los usuarios, los negocios y las marcas.

Pero entender lo que sucede es solo el primer paso. Para lograr los objetivos es necesario tomar decisiones que no afecten la operación sino que se pueda enfrentar de manera anticipada como una oportunidad para enriquecer el enfoque de la operación. Lograrlo será sin duda una parte importante para garantizar un éxito duradero y sostenible.

La disrupción tecnológica debe ser manejada no solo desde una visión macro del negocio, sino en el detalle de los procesos, de los valores agregados, de la relación con los clientes, del contacto, la colaboración, el Internet de Todo (IoE). El impacto, no me cabe duda que es inmenso, pero afecta desde lo más elemental y operativo de los procesos.

La invitación, entonces, es a pensar de manera diferente de la mano de la tecnología, sin importar el sector en el que se encuentre o el tamaño de su operación. Solo así se podrá generar cambios importantes y profundos. ¿Su empresa está preparada?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?