Opinión

  • | 2015/07/08 05:00

    Una nube para el mundo

    La creciente economía digital y el Internet de Todo (IoE) lograrán la conexión de casi 50.000 millones de dispositivos para 2020.

COMPARTIR

Este panorama permitirá mayor aceleración en términos de innovación, generando nuevas oportunidades para los negocios, junto con nuevos desafíos para los líderes de TI especialmente relacionados con la seguridad.

No vayamos tan lejos, para 2018 alrededor de 78% de todas las cargas de trabajo estarán en la nube e incluso al cierre de este año se espera que el mercado de cloud computing en el mundo sobrepase los US$176.000 millones.

En este sentido, las organizaciones deben hacer grandes esfuerzos -crecientes y relevantes- para aprovechar las oportunidades, pero también para detener las amenazas que rodean al vertiginoso crecimiento que se está dando en toda la categoría cloud, que está siendo impulsada especialmente por una mayor cantidad de dispositivos conectados a la red, así como por un aumento significativo en el consumo de datos por parte de los usuarios a través de interacciones personales o relacionadas con su trabajo.

Sin duda, cloud es una tendencia que llegó para quedarse. Esta línea permite fomentar el crecimiento de cualquier negocio, mientra se reduce costos, minimiza riesgos y aumentan la agilidad en las operaciones. Sin embargo, debemos tener en cuenta que uno de los pasos más importantes está en crear ecosistemas realmente seguros, lo que está íntimamente relacionado con el manejo inteligente de la integración de las nubes privadas (como su nombre lo indica con servidores en manos privadas), las nubes públicas (como lo son las de proveedores de servicios públicos gratuitos) y las híbridas, que integran instancias de ambos escenarios.

Por ejemplo desde Cisco, junto con nuestros partners, hemos logrado la conexión con nubes privadas, públicas e híbridas a través de lo que hemos denominado la "nube de nubes" o también conocido como Intercloud. La principal diferencia de esta estrategia es que permite la portabilidad de cargas de trabajo. Y esto es posible gracias a una infraestructura global basada en estándares abiertos, en el que se pueden superar problemas de seguridad, relacionados con las regulaciones de cada país y otros temas relacionados con el cumplimiento que enfrenta con las soluciones actuales de nube pública e híbrida.

En este ecosistema, las organizaciones pueden tener una respuesta a sus principales necesidades para lograr la transformación de sus negocios y de sus estrategias de TI, ya que pueden conectar todo, “abrazar” la analítica y asegurar su tecnología y sus operaciones.

En este orden de ideas, me atrevo a decir que las empresas que hoy no estén en la nube es como si no estuvieran en este mundo cada vez más global, pero al mismo tiempo hacer parte de la red expone a cada dato, cada operación, cada enfoque a lo que sucede en el entorno de las organizaciones, una situación que no debe verse con temor, pero que sí requiere prevención y uso responsable. Y como se ha visto en casos de mercado puntuales es claro que un manejo inseguro de la nube -sin el apoyo de un proveedor que respalde el negocio- puede terminar en una pérdida de información que comprometa la reputación y operación completa de una compañía.

Por esto, mi invitación es a que las empresas colombianas le den la importancia que requiere la nube en sus ecosistemas de negocio, esto para comenzar a pensar desde ya en un mundo sin barreras, que se cierne sobre todas las cosas y dentro del cual se deben dar pasos importantes y estratégicos para formar parte de la nueva economía digital, independiente del sector al que se pertenezca.

Desde ya veo la nube como una inmensa Intercloud; es decir, como el ecosistema de nube más grandes del mundo, que es indispensable para el correcto desarrollo de los entornos de trabajo colaborativo, el crecimiento de los negocios, entre otras prioridades de las empresas del país. ¿Su empresa ya se subió a la nube?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?