Opinión

  • | 2015/09/12 05:00

    Brasileños esperan respiro

    Es claro que las noticias para Brasil recientemente no han sido buenas. Se viene discutiendo un "downgrade" en su calificación crediticia, que posiblemente se concrete en 2016, lo que empeoraría las cosas para el gigante latinoamericano.

COMPARTIR

Si Dilma Rousseff sigue en el poder y el juicio político que está buscando su oposición con acusaciones de corrupción no sigue su proceso, el país perderá su calificación crediticia el año entrante. Incluso es probable que más de una de las agencias de calificación decida que el país ya no pertenece a la elite de naciones con grado de inversión.

El impacto económico de la incertidumbre política y de los precios de los commodities están haciendo que la situación macroeconómica de Brasil siga incluso empeorando. A pesar de los esfuerzos del gobierno por mejorar la administración presupuestaria, no han logrado colocar el balance primario en buen camino para una estabilización de deuda pública.

Incluso las perspectivas de relación entre riesgo y retorno para las acciones brasileñas ha empeorado. El Bovespa ha caído un 18% desde mayo. Sin embargo, una encuesta realizada por XP Investimentos en el mercado local muestra a los principales inversionistas institucionales optimistas respecto al mercado accionario en el corto plazo, una clara mejoría desde julio.

El 23% de las instituciones encuestadas ven con optimismo a los próximos dos meses, y creen que subirá el mercado. En julio ese grupo era sólo el 10%.



En la encuesta, los inversionistas que esperan los mismos niveles en el mercado para los próximos dos meses aumentaron del 33% al 41% de julio a septiembre.

Además, los inversionistas institucionales brasileños mostraron un gran cambio en su optimismo, esperando más un “upside” que un mercado bajista en los próximos meses. Ahora el 36% dice esperar una caída próxima, mientras en julio esa cifra era cercana al 60%.

Hacia dónde apuntan los brasileños

El sector financiero fue el ganador en la visión de los brasileros. El 72% vio perspectivas positivas para el sector. Al listado de favoritos también se agrega el sector de papel y celulosa, las tarjetas de crédito, el sector eléctrico y los frigoríficos.

¿Y de dónde se quieren retirar? Los sectores menos prometedores para los inversionistas fueron, gracias a la baja de los commodities y las materias primas, el petróleo y minería, con 62% y 49% de los encuestados respectivamente mostrando negatividad en su futuro. Por otro lado, el sector de consumo mejoro´ entre los sectores con peores perspectivas, de 45% a 18%.



Mientras el resto de la región, y el mundo, reportan un sentimiento diametralmente más adverso y negativo sobre los próximos meses en el mercado accionario –sólo el 12% espera una suba de mercados-  los brasileños recuperaron un poco de optimismo desde julio, aunque siguen viendo un panorama gris al largo plazo con el riesgo de downgrade.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?