Opinión

  • | 2016/02/09 00:01

    El sutil equilibrio entre el control de la inflación y el ajuste macroeconómico

    ¿Cuáles son los principales retos del Banco de la República en materia cambiaria e inflacionaria? ¿Cuáles serán las variables que centrarán la atención de su Junta Directiva para poder actuar?

COMPARTIR

A finales del año pasado, Ben S. Bernanke, el anterior chairman de la FED, publicó un interesante libro con sus memorias: “El coraje de actuar” (“The courage to act: a memoir of a crisis and its aftermath”). Aunque sin duda el libro recoge muchas de las discusiones y reflexiones que se dieron durante la crisis financiera de 2008-2009, su título resume brillantemente los constantes desafíos a los cuales los bancos centrales están sujetos, particularmente en economías pequeñas y abiertas como la colombiana.     

En este sentido, el Banco de la República tiene varios retos durante el año. En el frente cambiario, si bien la flexibilidad cambiaria es favorable, los altos niveles de volatilidad pueden ser perjudiciales al incrementar la incertidumbre en el sector real y limitar la capacidad del sector transable de reaccionar ante la señales dadas por una tasa de cambio más depreciada. Así, es probable que el programa de subastas de opciones se mantenga (aún no se ha activado) o incluso sus condiciones sean menos estrictas en algún punto del año.

En el campo inflacionario, el reto del Emisor se centra en lograr el sutil balance entre el retorno de la inflación y las expectativas de inflación a la meta, y que a su vez, el ajuste de la economía no sea excesivo. Lograr dicho balance no es una tarea fácil, y dados los riesgos actuales sobre el desanclaje de las expectativas, esperamos movimientos adicionales de la tasa repo hasta el 6,25% en la reunión de febrero. No obstante, los temores sobre un sobreajuste de la economía colombiana, harán que el banco central actúe relativamente con cautela, con el fin de evitar una sobre-reacción a la baja de la demanda doméstica.

Dado que la obtención de dicho equilibrio no es una tarea fácil, esperamos que el BanRep continúe en un modo altamente dependiente de los datos. De esta manera, de los indicadores que serán centrales en las discusiones de la Junta Directiva del BanRep, con el fin de garantizar tanto la convergencia de la inflación como un ajuste macroeconómico adecuado, sobresaldrá el ajuste de la cuenta corriente, la velocidad relativa en la cual la demanda doméstica - y particularmente el consumo privado - se desaceleren frente al PIB y la dinámica de la cartera.

Vea también: ¿Cómo se miden los niveles de percepción de riesgo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?