Opinión

  • | 2015/11/05 05:00

    Las emociones del poder

    La emoción es la causante del progreso o retroceso en la vida de una persona. Es la fuerza que lo lleva al estándar más alto o lo atrapa en la zona de confort.

COMPARTIR

Tranquilidad – Seguridad – Felicidad – Incertidumbre – Euforia – Rabia

Una persona solo tiene dos opciones: Controlar sus emociones para progresar o dejar que estas lo controlen y mantenerse estancado.

Sobre emociones se ha hablado y escrito mucho desde las diferentes corrientes escuchando términos como Inteligencia Emocional o Control Emocional. Sin embargo en artículos pasados me he referido al tema desde una perspectiva un poco más simple, en donde no existen emociones buenas ni malas, solo existen emociones.

Entonces cuando escucho a profesionales de algunas ramas del comportamiento humano refiriéndose a inteligencia emocional, haciendo ver que es inteligente la persona que nunca se descontrola o la persona que nunca se preocupa o aquella que nunca experimenta la rabia, podría decir desde mi óptica (que me la ha dado el estudio del comportamiento humano desde los resultados que ellos obtienen) que entonces estas personas son poco inteligentes, ya que he visto como en algunas de ellas la incertidumbre ha sido la fuerza interna que han necesitado para llevar su vida al máximo nivel y en otros inclusive la preocupación ha sido la causante de su progreso y no retroceso.

A continuación haré referencia a lo que he denominado las emociones del poder, podrá estar o no de acuerdo, sin embargo, apartando un poco lo que es el criterio humano de lo que es bueno o es malo, espero que este artículo lo lleve a un proceso de reflexión sobre lo que realmente significan las emociones y el impacto que estas tienen sobre sus resultados:

1. La emoción de la tranquilidad: es una excelente emoción, sin embargo llevada a extremos puede ser de las emociones más devastadoras ya que cuando la ligas a los resultados no existe nada más perjudicial en un ser humano que aquel que no le importa si logra sus metas o no las logra y se mantiene permanente en un estado de tranquilidad. Sin embargo en los momentos de dificultad o cuando las cosas parece que van en contra suya no existe una emoción mas potente que la tranquilidad, recuerde algo muy importante: “Cuando peor se siente por aquello que le está sucediendo más difícil será encontrar la solución

2. La emoción de la seguridad y la certeza: esta emoción es la que debe tener cuando define sus metas y sus objetivos a alcanzar, deberá sentirse en un estado de total certeza ya que desde ahí podrá tener la determinación necesaria para emprender la acción que lo llevará a alcanzar sus resultados. Ahora bien si está en el campo de la negociación y está con un cliente no muy seguro deberá ajustarse a él, de lo contrario podrá mostrarse como una persona un poco prepotente y eso no le ayudará para crear el clima de confianza necesaria para evolucionar durante el proceso.

3. La emociónd de la felicidad: cada vez que sienta que ha tenido progreso durante el camino hacia el logro de sus metas es muy importante que lo reciba desde la emoción correcta, es muy importante que se sienta inmensamente feliz cada vez que vaya avanzando, esto hará que su cerebro se mantenga 100% enfocado en lo que va a lograr. Ahora bien no importa la dimensión del progreso, si es mucho o es poco, finalmente es progreso razón por la cual felicítese, apláudase, tenga un dialogo interno fuerte “bien, muy bien lo estoy logrando”. Recuerde algo fundamental: el objetivo final de todos los seres humanos es sentirnos bien y  el progreso no valorado conduce al estancamiento del alma.

4. La emoción de la incertidumbre: esta emoción es extraordinaria cuando tiene la capacidad de mantener su enfoque sobre aquello que va a lograr, viendo siempre el mejor desenlace posible a todas sus metas y puede ser lo suficientemente devastadora cuando siempre ve el desenlace más negativo posible, razón por la cual, esta emoción tiene dos direcciones que al mismo tiempo le pueden producir dos sensaciones diferentes:

a. Desenlace final positivo = Expectativa
b. Desenlace final negativo = Ansiedad

¿Hacía qué dirección conduce la incertidumbre?

Dios en su infinita sabiduría nos ha dado un poco de incertidumbre, es esa sensación de no saber lo que va a pasar y aquí es donde los llamados “problemas” le dan un poco de picante a la vida. Se ha preguntado ¿cómo sería una vida sabiendo y conociendo con exactitud lo que va suceder?

5. La emoción de la euforia: es un estado intenso de felicidad y nada mejor que la euforia para celebrar sus propios objetivos y sus metas. Se ha preguntado ¿con cuánta euforia celebra un gol de la selección de su país? Y aunque no voy a entrar a juzgar si lo celebra con mucha euforia, sí quiero que reflexione un poco con lo que voy a preguntar a continuación: ¿celebra con la misma euforia sus propios objetivos como lo hace cuando su selección hace un gol? Y si tiene hijos, ¿con cuánta energía celebra las metas que su hijo va alcanzando?

Recuerde que todos estamos programados de la misma manera, todo  lo que hacemos es para obtener placer y alejarnos del dolor y nada mejor que la euforia para vincular en nuestro cerebro grandes cantidades de placer.

6. La emoción de la rabia: la rabia significa “Basta, es suficiente”. Es esa emoción que lo ha llevado a tomar decisiones fundamentales que han transformado su vida. La rabia bien usada es una de las emociones mas potencializadoras que puedan existir, es el resultado de lo que se conoce popularmente como “tocar fondo”. Es precisamente en esos momentos donde muchos seres humanos han experimentado cantidades insoportables de dolor que los han llevado a usar la rabia como la fuerza interna para decidir llevar su vida a otro nivel.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?