Opinión

  • | 2015/11/19 00:05

    Los componentes que determinan el estado de ánimo de un ser humano

    Un ser humano extraordinario considera el estado de ánimo como un factor mucho más importante que cualquier otra circunstancia. Si no se encuentra en el estado ideal para emprender cualquier acción, de poco le servirán sus conocimientos y capacidades.

COMPARTIR

Todos tenemos diferentes patrones de comportamientos que nos llevan a acceder a diferentes estados de ánimo, patrones que nos hacen sentir felices, fuertes, ilimitados, eufóricos y otros que nos hacen sentir tristes, deprimidos o angustiados. Estos patrones o hábitos se han creado a través de la repetición ya que los hemos seguido una y otra vez  reaccionando a diferentes situaciones particulares de nuestra vida.  

Esto no significa que exista algo malo en nosotros lo que realmente significa es que estamos condicionados a actuar de esa manera

¿Qué es un estado de ánimo?
Para responder a esta pregunta podemos revivir mentalmente la jornada de ayer. Pensemos en ella como en una secuencia de estados de ánimo:

- ¿Cómo se sintió al despertarse, motivado y decidido o un poco deprimido?
- ¿Cómo se sintió durante el día, lleno de entusiasmo o un poco “bajo de nota”?

Si reconsidera desde este punto de vista la jornada de ayer se dará cuenta, quizá por primera vez, del increíble número de diferentes estados de ánimo por los que pasa cada día.

Los estados de ánimo son el conjunto de todos los pensamientos y emociones que cada individuo experimenta en un determinado momento.

¿Cómo surgen los estados de ánimo?

Dado que la influencia de los estados de ánimo es tan profunda en todos nosotros, mostraremos los componentes que determinan los estados de ánimo:

a. Los componentes físicos (fisiología)

Cuerpo y mente son un solo sistema. 

Cambiando la postura corporal logramos influir inmediatamente sobre el estado de ánimo. Cada vez que se sienta inmerso en un estado de ánimo negativo, puede cambiar en primer lugar su postura física y notará de este modo que la sensación negativa comienza a cambiar

Vamos a la acción, un pequeño ejercicio que seguramente usted ha hecho: 

Imagine esté donde esté en este momento que va caminando hacia algún lugar donde ve una cesta llena de limones, observe sus colores y al mismo tiempo imagine que lo coge y lo pone en su mano, sienta su peso, acérquelo  y huélalo. 

Ahora lo que le pido que haga es que lo coloque encima de un lugar firme y cuando lo haga busque un cuchillo y parta ese limón en 2 o 4 pedazos, observe cada uno de los pedazos y por ultimo lo que va a hacer es coger uno de esos trozos, subirlo a la altura de su frente y exprimirlo con toda su fuerza…. ¿Qué ha sucedido? 

Este pequeño ejercicio significa el poder que los pensamientos tienen sobre su cuerpo. Recuerde que fue su imaginación la que actuó, sin embargo, el cerebro no logra diferenciar entre lo que es real y lo que es imaginario. La mayoría de personas, cuando se les pide que hagan este ejercicio, tienen una reacción física notoria y esto significa el vínculo que existe entre mente y cuerpo. Esta fue una estrategia mental que le llevó a tener una reacción física. 

b. Representaciones internas: 

Somos el resultado de lo que vemos, escuchamos y sentimos

Otro componente que determina la calidad de los estados de ánimo es el de las representaciones internas. Cada día las imágenes que visualiza mentalmente, dialogo interior, sensaciones, etc., influyen de manera inconsciente en su humor.

Nuestras experiencias son archivadas en nuestro cerebro por medio de imágenes, sonidos y sensaciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?