Opinión

  • | 2015/09/19 05:00

    5 Razones por las que el Employer Branding se ajusta a las Pymes

    Las empresas para poder ser rentables y sostenibles necesitan además de tener ingresos, clientes, proveedores y empleados, una reputación que hable por ellas.

COMPARTIR

El Employer Branding hace referencia a construir en el tiempo una marca que esté relacionada con ser un buen empleador. Dentro de la reputación de una empresa están los empleados actuales como también los futuros. Sus propios empleados son quienes pueden dar fe de lo que realmente es la empresa al interior, y el nuevo talento que está por llegar porque tienen en su mente lo que han escuchado del mercado o de quienes ya hacen parte de la organización.

Entonces, ¿qué pasaría si nadie conoce su empresa?

Las Pymes deberían tener dentro de su planeación estratégica y objetivos, tareas enfocadas a fortalecer el sentido de pertenencia de los colaboradores, esto crearía un buen clima laboral y sería un espacio propicio para el desarrollo personal y profesional de cada uno de ellos. Un buen trabajo de Employer Branding contribuirá a posicionar adecuadamente la empresa y tener una imagen de buen empleador.

Las 5 razones por las que el Employer Branding también se ajusta a las Pymes son:

1.    Calidad y buen servicio:


Lo que el cliente ve, recibe, siente y experimenta es lo que incrementa el reconocimiento de la empresa. Las Pymes hoy compiten en un mercado mucho más abierto y denso, cuanto más se hable positivamente del servicio completo que se ofrece, mayor será la recordación y la fidelización. Lo importante no es solo vender y facturar, lo que realmente interesa es que el cliente regrese, compre y recomiende.

2.    Productos nuevos e innovadores:

Atrás quedaron las empresas que ofrecían el mismo producto por décadas, hoy el mismo mercado, las necesidades y los gustos de las personas hace que las Pymes deseen innovar con nuevos productos o hacer mejoras en lo que ya se tiene. La innovación tiene como resultado clientes satisfechos y duraderos en el tiempo.

3.    Bienestar de los empleados:

Sin importar el tamaño de la empresa, los dueños deben tener claro que todo esfuerzo que los colaboradores hagan en pro y beneficio de la empresa debe ser retribuido en salario económico y salario emocional. Económico para que cada uno a su medida y de acuerdo a sus habilidades y conocimientos reciba lo justo, y emocional porque contribuye a recibir otras “cosas” que también son importantes como el auxilio por estudio, lentes, beneficios para los hijos, entre otros.

4.    Responsabilidad social:

Las Pymes se deben hacer responsables del impacto que generan en el entorno y crear estrategias que logren mitigar de una u otra forma la huella que van dejando en la comunidad. La RS no solo impacta en lo que se haga hoy, será el reflejo de un fuerte trabajo con la gente que rodea la empresa. Para que la empresa sea reconocida por sus clientes internos y externos, también debe mostrar interés en este tema.

5.    Buenos resultados y potencial de crecimiento:

Las Pymes están donde están porque han logrado sostenerse en el mercado a pesar de las dificultades y las crisis. Los buenos resultados ofrecen un respaldo muy importante y además ayudan a seguir creciendo.

Las razones anteriores, ponen sobre la mesa la importancia de pensar la empresa como un todo. Si se trabaja pensando en los empleados, en la comunidad y en el impacto que se tiene en la sociedad, el Employer Branding hará parte de las estrategias, logrando reducir el tiempo en la búsqueda de talento, debido a que las personas ya habrán escuchado positivamente de la organización y desearán hacer parte de ella.

Si su empresa es atractiva está demostrando que hace las cosas bien y que la gente se siente orgullosa de trabajar en ella, pero recuerde que además de saberlo, si no lo comunica es como si no lo hiciera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?