Opinión

  • | 2015/09/15 07:00

    La publicidad también está mutando

    Cuando mucha gente se encuentra reunida en un mismo lugar, una de las primeras cosas que piensa un mercadotecnista es el venderles “alguna cosa”, la primera de ellas es la “publicidad”.

COMPARTIR

Los mercados publicitarios fueron cambiando con los años, pero la base fundamental del negocio es la misma, lograr que la gente se exponga a un mensaje. Con los medios digitales y la capacidad que tiene la gente hoy dia de escoger qué, cuándo y en dónde quieren consumir sus contenidos, se le ha complicado un poco a los pautantes el hecho de escoger la mejor forma de entregar sus mensajes.

Los mercados de hoy se parecen más a un diálogo que a un monólogo, en donde quienes consumimos deseamos no sólo opinar sino también participar del proceso de “creación de valor” del producto. Las redes sociales son el “nuevo chico del barrio” y por ahora muchas personas le apuestan al 100 % a este tipo de soluciones, pero muchos están descubriendo que tener 10.000 amigos virtuales no es lo mismo que tener 200 clientes reales. En las redes sociales se conversa con la gente para venderles una idea, luego debe seguirse otra serie de estrategias para venderles el producto. En todo caso como cualquier vendedor experimentado sabe, lo más difícil es precisamente eso, que las personas acepten algo nuevo.

El equivalente virtual de una plaza muy concurrida es un contenido muy deseado, esta es la razón por la cual quienes trabajan en el negocio de “vender ideas”  tratan en lo posible de que las mismas se puedan vender después en cualquier tipo de plataforma. Esta es la razón por la que la industria del cine compra comics para volverlos éxitos de taquilla, o por la que somos testigos de fenómenos como un jueguito para celulares que se vuelve serie de televisión, y es por eso ademas que los anunciantes de hoy están tan pendientes de este tipo de fenómenos, pues donde quiera que ocurran es allí donde deben poner su “pancarta”.

Los nuevos expertos en publicidad, deben tener la capacidad de ser “curadores” de contenido y medio “Nostradamus”, para poder saber por donde viene la próxima “cosa nueva”, quién será el nuevo “flautista” que llame a las masas de personas.

El nuevo creativo es una rara mezcla de “ingeniero” con “artista”, pues la tecnología ya no se puede desagregar de ningún proceso de generación de conocimiento nuevo, pero sin una capacidad de ser creativos de la misma forma que un pintor o un bailarín los son, no podemos crear las experiencias nuevas que son en el fondo lo que las comunidades de consumidores están buscando hoy.

La publicidad seguirá a los contenidos, cada plataforma nueva generará una batería de nuevas forma de exponer a las personas a los mensajes, por eso no se extrañe de comenzar a ver cosas no tan convencionales, la industria se esta adaptando a los nuevos tiempos y el compás se abre para la innovación, es la única forma de aprender. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?