Opinión

  • | 2015/12/21 00:05

    La caída del petróleo y el tsunami de las dictaduras

    La riqueza generada por el boom petrolero creó incentivos para el aumento de la corrupción, fortaleció regímenes autoritarios e intensificó los conflictos geopolíticos por el control de rutas estratégicas de distribución.

COMPARTIR

El boom de los precios del petróleo entre el 2002 y 2013 creó una gran sensación de riqueza y crecimiento económico en los países emergentes con grandes reservas de petróleo. No obstante, dicha riqueza, en lugar de impulsar el desarrollo institucional y tecnológico, creó incentivos para el aumento de la corrupción, fortaleció regímenes autoritarios e intensificó los conflictos geopolíticos por el control de rutas estratégicas de distribución.

La figura 1 muestra que el 70% de las exportaciones de crudo en el mundo están concentradas en 8 países: Arabia Saudita (US$562 billones), Rusia (US$179 billones), Venezuela (US$128 billones), Emiratos Árabes (US$92,9 billones), Iraq (US$76,4 billones), Kuwait (US$71,6 billones), Qatar (US$37,3 billones) e Irán (US$33,1 billones).

Figura 1. Exportadores mundiales de petróleo

 
Fuente: Observatory of Economic complexity  MIT.


Estos países están bajo regímenes autocráticos (monarquías, dictaduras, teocracias o gobiernos autoritarios). Con el actual colapso de los precios del crudo, que pasó de US$100 a US$36 por barril, estas autocracias se enfrentan a 3 grandes amenazas: 

- Guerra de precios por el control de una mayor parte del mercado del crudo. 
- Guerras por las rutas de distribución en el Medio Oriente y el Cáucaso.
- Fragilidad política, revoluciones o cambios de gobierno.

La figura 2 muestra el precio por barril de crudo necesario para cubrir el gasto fiscal de cada una de estas autocracias. Rusia y Arabia Saudita, que son los mayores productores, continúan con su estrategia mutua de sobreproducción y bajos precios del petróleo. 

Estos países están compitiendo contra el resto de productores en cuanto al precio, mientras que entre ellos compiten por las rutas de distribución hacia Europa Oriental y Asia. Los grandes perdedores de esta guerra de precios son países como Venezuela, Bahrain y Nigeria, que necesitan un petróleo por encima de US$120 para estabilizar sus finanzas públicas. La gran amenaza para las autocracias en estos países son las revoluciones y cambios de gobierno.

Figura 2. Autocracias y precio del petróleo necesario para cubrir los gastos fiscales.

Fuente: Deutsche Bank ,IMF, World Bank

La Figura 2 también muestra que Kuwait, Qatar e Irán están en mejor posición fiscal que Arabia Saudita y Rusia, situación que los hace resilientes a la actual guerra de precios.

En términos geopolíticos hay dos grandes tendencias. La primera es la expansión de la influencia de Irán en la región. Tropas y guerrillas shiítas en Iraq, Siria, Líbano, Bahrein y Yemen muestran una clara expansión del dominio Iraní en la región. 

La segunda tendencia importante es la lucha por el liderazgo sunita entre Arabia Saudita y Qatar. Arabia Saudita es una monarquía en decadencia mientras que la influencia geopolítica de Qatar en la región está en ascenso. 

Rusia y otros países fuera de la Opep tienen tasas de cambio flexibles que les permiten crear ajustes de balanza comercial. En contraste, los países del Golfo Pérsico tienen atadas sus monedas al dólar. Una futura volatilidad en las monedas de estos países o acuerdos con China para tranzar las exportaciones de petróleo en Renminbi, son estrategias que pueden cambiar por completo el juego de la lucha por la supervivencia de las autocracias en un mundo con un petróleo por debajo de US$40 por barril. 

En conclusión, el 2016 va a estar cargado de inestabilidad política interna en varios gobiernos autocráticos, fragilidad de las monedas de países del golfo, nuevas alianzas entre exportadores de Petróleo con China y una intensificación del conflicto en el Medio Oriente. Sin duda, esto tendrá profundas repercusiones internacionales, y en especial, será un reto para el liderazgo de Angela Merkel  y Francois Hollande en Europa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?