Opinión

  • | 2015/08/14 05:00

    India como refugio de China

    La India es la gran potencia mundial que más va a crecer este año y el próximo. El FMI pronostica para ambos años un crecimiento del 7,5% superando a China (6,8% y 6,3%). El potencial es enorme.

COMPARTIR

El potencial es enorme: la renta per cápita india no es ni la sexta parte de la China. La clase media india es menor que la china y está creciendo rápido. La tasa de penetración de internet está en el 19% y no para de subir. Los viajes de las aerolíneas crecen al 20% anual. A mediados de siglo la India se convertirá en la nación más poblada con 1.600 millones de habitantes.

La debilidad bursátil china hace de la India un destino de inversión atractivo para quienes quieran emergentes. Según Morningstar, la bolsa india está infravalorada mientras que China, a pesar de la debacle reciente, está simplemente a un precio razonable. Además, el PMI chino de julio sorprendió a la baja, ya que se situó en 48,2 frente al consenso de Bloomberg (49,4).

La Asociación Mundial del Acero registró una disminución del 1,3% en la producción de acero chino en la primera mitad de año. Dicha asociación representa a 170 productores (incluyendo nueve de las diez empresas siderúrgicas más grandes del mundo), asociaciones nacionales y regionales de la industria, e institutos de investigación del acero. China sigue teniendo la producción de acero a la baja por la caída del mercado inmobiliario, persistiendo la contracción del crédito y las inversiones en infraestructuras débiles. Esto afecta negativamente la demanda de acero en la región que representa el 50% de su consumo mundial. Su industria podría haber tocado techo en 2014. Es también una consecuencia de que han estado tratando de pasar de ser una economía basada en la industria a otra basada en el consumo.

La bolsa china había recuperado alrededor del 15% de su temprana debacle de julio, antes de que el índice de Shanghai experimentase su mayor caída en un día desde 2007: cayó un 8,5% el 27 de julio. Se atribuye en gran parte a las medidas drásticas adoptadas para detener el trading de más de 1.400 empresas, a la prohibición a los principales accionistas de la venta de participaciones, a la restricción de las ventas en corto y a la suspensión de nuevas salidas a bolsa.

El beneficiario directo ha sido el mercado indio. Shanghai y Hong Kong vieron salidas récord en medio de la caída de US$2,8 billones desde el 12 de junio. Según Bloomberg, los inversores internacionales han colocado 705 millones de dólares en la India durante el mismo período, lo que ha supuesto un 7% de ganancia en el índice S&P BSE Sensex.

La desaceleración de China, que fue el impulsor del superciclo de productos básicos anterior, también ha tenido un impacto directo en los precios de las materias primas que se encuentran en tendencia a la baja. Los precios más bajos no sólo han ayudado al gobierno de la India a hacer frente a su balanza de pagos, sino que también han reducido el coste de materias primas para las empresas.

El consumo doméstico en la India revela esperanzas continuas para la historia de su crecimiento conforme el "gobierno de la mayoría" se esfuerza en reformar diversos sectores, aunque a un ritmo más lento de lo esperado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?