Opinión

  • | 2015/10/13 00:00

    Juntas Directivas de alto impacto

    “En los momentos de incertidumbre y descenso de la economía, es donde sale a relucir la materia prima con la que están confeccionadas las Juntas Directivas y la Gerencia de las empresas”.

COMPARTIR

En la práctica de la consultoría se puede caer en ciertas tentaciones como la de querer ser arte y parte.  Es el caso de Arthur Andersen,  pero mas allá de ese ejemplo, también lo es el querer ser consultor y a la vez, miembros de Junta Directiva de la compañía que se está asesorando.

¿Se está midiendo el impacto que esto tiene en la organización, el doble mensaje que se manda a la empresa, los conflictos de interés y la responsabilidad que esto conlleva? modelo que personalmente considero un tanto arriesgado y peligroso e inclusive, en algunos casos con una gran dosis de falta de ética profesional, sin importar cuántos títulos universitarios se tengan.

Las regulaciones en nuestros países deben afinarse un tanto más al respecto, y dejar más claros los escenarios donde se presentan conflictos de interés en sus órganos de gobiernos.

En los últimos años de adelanto en estos procesos en materia de órganos de gobierno en las empresas, implementación y acompañamiento,  hemos encontrado en varios países modelos de consultoría totalmente enfocados a un solo tema y este es el impacto que las Juntas Directivas deben tener en la empresa. En mi opinión para esto se requiere desarrollar, sobretodo en las empresas familiares, una filigrana muy delicada para lograr el estado del arte en este tema, en especial he coincidido en más de una media docena de empresas en Latino América, en su mayoría empresas que han agotado sus modelos de negocios o empresas que están pasando por tiempos de incertidumbre, de crisis, de vacas flacas o inclusive, que están en un proceso de reorganización.

Por nuestro lado hemos participado en el proceso de construir acuerdos societarios, que permitan implementar de manera pragmática, impactando positivamente los procesos de gobernabilidad con vista a reflotar o repensar la empresa para que esta logre sobreponerse a sus vicisitudes y lograr sobrepasar los retos que los tiempos modernos nos están exigiendo o inclusive imponiendo.

El diseñar una Junta Directiva “ideal” para tratar de salvar o reorganizar cada empresa, es un ejercicio muy interesante que requiere de cierta habilidad, especialmente entendiendo que cada caso conlleva sus propias complejidades, y es donde hemos identificado alrededor de más de una docena de variables, todas aquellas que deben ser atendidas si se busca tener éxito con el ejercicio que se requiere llevar a cabo.

Elementos críticos para poder ensamblar un equipo de alto impacto a la hora de diseñar una nueva Junta conlleva, no solo tener en cuenta las habilidades, conocimiento  y experiencia del próximo nuevo miembro de Junta, pero también su estilo de comunicación y liderazgo, pues estos elementos de seguro van ha tener un impacto en la dinámica y la cultura de la misma, lo cual puede ser muy positivo si se sabe aplicar, así como también si no previene adecuadamente este tipo de impactos, es posible pasar a un nivel muy destructivo en un entorno donde existe una presión de tiempo permanente.

Escoger un candidato particular que tenga grandes habilidades y conocimientos es una condición necesaria, así como tener en consideración otros elementos como las habilidades humanas y de comunicación, que son sin cuestionamiento alguno una condición fundamental.

El incorporar nuevos miembros a una Junta Directiva de alto impacto, requiere de ciencia y arte, que al parecer muy pocas empresas tienen en consideración (por premura o presión) a esta particular dinámica al momento de realizar el ejercicio en sus Juntas Directivas.

No en todos los casos se cambia la totalidad de los miembros de una Junta, por el contrario es importante identificar aquellos posibles miembros de Junta que puedan tener un impacto positivo en la dinámica y la cultura de la “nueva Junta”, ejercicio que requiere de una alta dosis de confianza y disciplina, especialmente a la hora de contar con el apoyo de los socios en el proceso y con un mayor impacto cuando, en específicos casos, la familia está involucrada y aprende con este modelo a desarrollar un método más objetivo en el acople de una Junta y un equipo de alto rendimiento, entendiendo la importancia de saber diseñar la Junta Directiva “ideal” que atienda los retos que sus empresas están viviendo en este momento particular y que tenga un gran impacto en la organización.

Poco se conocía e inclusive no habían estudios que demostraran de manera contundente el valor agregado que una buena Junta pueda tener en el resultado de una empresa. Hoy en día ya están saliendo estudios que demuestran la verdadera importancia que una eficiente Junta Directiva pudiera tener en la empresa. El diseñar con conocimiento y modelar una Junta Directiva ideal de alto impacto, debe entenderse como una inversión que debe tener resultados positivos y cuantificables.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?