Opinión

  • | 2015/10/12 06:00

    Navegar los mercados accionarios sin naufragar: no descartar el efectivo

    El efectivo puede ser uno de los mejores activos hoy en día.

COMPARTIR

En la navegación, ya sea marítima, aérea o terrestre, uno de los principios principales al divisar una tormenta es tomar las medidas respectivas para asegurar la seguridad de los tripulantes. El objetivo en esos casos, es mitigar cualquier impacto sobre los viajeros que se pueda generar por los movimientos bruscos e impredecibles de una situación de tormenta.
 
Sin duda alguna, los mercados accionarios a nivel global se encuentran en medio de una fuerte turbulencia. Cuando hablamos de turbulencia no la estamos definiendo por la expectativa de un ‘bear market’, sino por la dificultad de predecir en qué dirección irán los movimientos bruscos del mercado.

Los aspectos fundamentales de la economía en el último tiempo no han sido la mejor medida para dictaminar las mejores oportunidades de inversión, al tiempo que la reacción de los mercados frente a las noticias económicas se ha tornado definitivamente confusa. Por ejemplo, la expectativa de alza en tasas de interés por parte de la Reserva Federal ha mostrado reacciones definitivamente ambiguas sobre el mercado accionario.

En principio, generalmente buenos datos económicos tenían un impacto negativo en el mercado ya que el mejor desempeño económico en Estados Unidos implicaba que la suba de las tasas era inminente. Sin embargo, luego de los anuncios de Janet Yellen en septiembre, quien afirmó que las precondiciones económicas del país y el mundo no eran suficientes para que la Reserva Federal iniciara la fase restrictiva, la dinámica parece haber cambiado.
 
Grandes ‘gurús’ de la navegación en los mercados como es el caso de Ray Dalio de Bridgewater y Paul Tudor Jones de Tudor Investment, esperan poco potencial de retorno para los mercados accionarios a nivel global en los próximos años. Asimismo, vimos recientemente varios estrategas de equity - entre los cuales se cuentan Goldman Sachs, Bank of America Merrill Lynch, Deutsche Bank, Credit Suisse, UBS, Wells Fargo, entre otros - reducir sus expectativas a futuro del nivel del índice principal de acciones de Estados Unidos S&P500 para final de 2015. Los economistas redujeron su consenso de un nivel de 2.234 puntos a 2.145 puntos para final de 2015.
 
“Cash is King”

“El efectivo reina” sobre todo en escenarios como el actual. El efectivo es el equivalente al cinturón de seguridad cuando navegamos en medio de la tormenta, y por eso mismo no tiene sentido quitarnos el cinturón y acelerar a toda velocidad cuando el horizonte no es promisorio. Varios inversionistas se sienten incómodos cuando tienen como parte de su cartera de inversión efectivo o su equivalente, sobre todo para los que se han acostumbrado a los altos retornos del mercado accionario americano en los últimos años. Sin embargo, es pivotal ver el efectivo como una clase de activo más a la hora de decidir la alocación de capital.
 
Cuando en la mayoría de mercados el riesgo-beneficio no tiene mucho sentido, además de tener valoraciones a niveles poco favorables para ver grandes oportunidades. Asimismo, hemos observado una baja dispersión entre las buenas y malas acciones, sectores, y países, todos ahora dependiendo en gran manera de los acontecimientos macroeconómicos. Aunque la dispersión podría aumentar un poco durante la temporada de resultados corporativos, se espera una dispersión baja en los que queda del 2015. Esto reduce en gran manera la oportunidad de generar ‘alfa’.

 El efectivo puede ser entonces uno de los mejores activos hoy en día.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?