Opinión

  • | 2015/10/19 05:00

    El dólar, “mi moneda, su problema”

    Tener una moneda de reserva es un privilegio de pocos países. "Quien controla el suministro de alimentos controla la gente; quien controla la energía puede controlar continentes completos; quien controla el dinero controla el mundo" decía Henry Kissinger, secretario de estado del gobierno de Nixon.

COMPARTIR

Desde el rompimiento del estándar Bretton Woods en 1971, el dólar tiene un lugar hegemónico como moneda de reserva mundial. Dicho privilegio hace que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) tenga una función dual. Por un lado, como banco central de los Estados Unidos tiene el mandato constitucional de preservar la estabilidad financiera y de precios internos. 

Por otro lado, y en razón del poderío económico y militar de los Estados Unidos, la Fed es el custodio de la moneda de reserva mundial: el dólar. Por lo tanto, la Fed termina, también, afectando con sus decisiones la estabilidad financiera mundial. 

El dólar en la cúspide de la jerarquía del  sistema monetario mundial.

 
Diagrama 1. Jerarquía de sistema monetario internacional

El diagrama 1, inspirado en la investigación del Profesor de Harvard, Dr. Perry Mehrling muestra la jerarquía del sistema monetario internacional simbolizado como una pirámide. Cada nivel de la pirámide refleja el balance (cuenta T) de los bancos centrales de los países desarrollados, emergentes, bancos comerciales y compañías del sector real. En el eje Y, se ubica la base monetaria, y en el eje X el nivel de crédito en la economía.

La cúspide de la pirámide indica que hay la preferencia por liquidez. Es decir que no hay apetito por el riesgo.“RISK OFF”, esto significa un dólar fuerte y mercados emergentes en declive. La base de la pirámide indica que hay más crédito disponible en la economía, es decir hay mayor apetito por riesgo. “RISK ON”, esto significa dólar débil y mercados emergentes en auge. 


El ciclo de “auge y declive” en los países emergentes

Después de la crisis financiera del 2008, la política ultra expansionaria de los bancos centrales alrededor del mundo disparó un ciclo  de auge y declive  en los mercados emergentes. El auge se produjo por las bajas tasas de interés y la facilidad de endeudamiento en monedas extranjeras como el USD, EURO y YEN . Esto dinamizó las inversiones en finca raíz e incrementó el apetito por fusiones y adquisiciones en los mercados emergentes.

El ciclo de decadencia empieza con la desaceleración de la economía china y con el alza de las tasas de interés reales (nominales menos inflación) en los Estados Unidos en el 2013. Este declive se profundiza con la caída de los precios de las materias primas debido a la baja demanda de China y otros países compradores.

La fuga de capitales de los países emergentes, ha creado devaluaciones elevadas de sus monedas respecto al dólar. El efecto inmediato ha sido un empeoramiento de los indicadores macro en esos países, por ejemplo, en los déficit de cuenta corriente y en los niveles de endeudamiento en moneda extranjera. 

Por otro lado, el colapso del poder adquisitivo en términos internacionales también genera presiones inflacionarias. Este ciclo vicioso se ha presentado en países como: Venezuela, Brasil, Indonesia, Turquía, India, Sudáfrica, Perú y Colombia como lo muestra la Tabla 1. 


Tabla 1. Economías frágiles en los mercados emergentes. 
Fuente: Trading Economics y Banco Mundial 


En conclusión, la jerarquía del sistema monetario hace que las economías emergentes se vean afectadas por las decisiones de política monetaria de la Fed. Las medidas extraordinarias de expansión monetaria, han creado un ciclo de "auge y declive” en los países emergentes. Actualmente nos encontramos en la fase de declive. Países como Venezuela, Brasil, Turquía son altamente vulnerables a una mayor contracción monetaria en Estados Unidos.

Queda una pregunta sobre la mesa ¿Qué tanto cambia  la arquitectura del sistema monetario si el Renminbi Chino logra el estatus de moneda de reserva mundial?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?