Opinión

  • | 2016/06/19 00:01

    ¿Network o rosca?

    Últimamente los conceptos se me cruzan un poco en la cabeza. Hace unos años estar en la “rosca” era realmente importante para poder crecer y alcanzar posiciones en la organización, ahora el secreto tal vez no está en ser parte de este cerrado grupo sino más bien en hacer networking.

COMPARTIR

Pensándolo bien cuál es la diferencia entre la rosca y el buen network. El concepto original de la palabra networking viene de construir redes de trabajo en los computadores; como la información se comparte a través de redes para llegar a mejores y más eficientes manejos de data. Es una buena base para desarrollar un concepto organizacional que hoy es clave en una empresa.

He conocido en mi carrera profesional algunos personajes que con un muy bajo conocimiento técnico, académico y/o de negocios resultan teniendo unas posiciones increíbles en las organizaciones. Cuando era más joven me preguntaba, pero por Dios, ¿qué es lo que hacen ellos?, ¿qué es lo que les ven si en realidad ni siquiera tienen bases sólidas de negocio?

Con el tiempo empecé a entender que son perfectos ciudadanos corporativos que saben cómo navegar las aguas de los egos y las jerarquías.

Con mi forma de ver el mundo creo que los resultados reales y tangibles son mejores indicadores de buena gestión que solo los discursos que alaban los egos ajenos. También he aprendido que el network es importante como concepto no solo en las empresas sino en la vida. Y que este no se trata solo de decir lo que los demás quieren escuchar sino de construir redes que  ayuden a influir.

Lo que hoy llamamos cooperación transversal es una habilidad que debe ser una cualidad inmersa en los ejecutivos actuales. Cada vez más los líderes son parte del equipo en la ejecución de las estrategias y menos jefes que dan solo órdenes y no participan de la operación. Es por esto que   hay que distinguir bien el concepto de networking como una habilidad positiva que ayuda a construir una carrera.

Los buenos constructores de redes ayudan también a sus pares y a su equipo en general. Sus relaciones y orientación social permiten fluir más fácilmente para lograr resultados. Así que estos seres son importantes en los equipos de trabajo.

Un buen líder debe entender que sus equipos necesitan network, no roscas. El concepto de rosca me parece matriculado en la más vieja de las escuelas. Las roscas son cerradas y normalmente solo sobreviven por intereses creados que en la gran mayoría de las ocasiones son personales y nada tienen que ver con la construcción de resultados de equipo.

La rosca es peligrosa y definitivamente no es sostenible en el tiempo. Dice el refrán popular que lo malo de ella es no estar en ella, pero realmente aunque es muy difícil entrar y hacer parte, salir de repente es facilísimo, así que hay que ser muy cuidadoso de no poner la carrera en manos de una situación de rosca.

Hay que tener los méritos para lograr las cosas, la persistencia para insistir cuando es difícil y la capacidad de influir y es claro que en el mundo corporativo de hoy sin network no hay carrera. Por tanto hay que verlo como un concepto positivo, creador de relaciones y potenciador de resultados.

El network es dinámico en el tiempo y con un buen soporte es un perfecto coadyuvante de una buena carrera. Las roscas están pasadas de moda, son odiosas, discriminan y además no permiten ver los talentos reales de los equipos. Hay que propender por entender la diversidad, incluir el pensamiento diverso y ser inteligente en la conformación y motivación de los equipos.

Las roscas están pasadas de moda, el networking el buen concepto de usar las redes, es lo que es tendencia en las organizaciones que evolucionan a la velocidad del mercado y las necesidades de sus clientes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?