Opinión

  • | 2012/10/03 10:00

    Mitos sobre Juntas Directivas con independientes

    Los fundadores y miembros de la familia, son poco receptivos a aceptar la vinculación de externos independientes a la Junta Directiva. Estos son algunos de los mitos que tienen nuestros empresarios. Opinión de Gonzalo Gómez Betancourt.

COMPARTIR

En este artículo voy a centrarme en los órganos de gobierno de la empresa, en especial en la Junta Directiva (JD), debido a que si bien la mayoría de especialistas en el tema, tratamos de incorporarlos como una solución al interior de las empresas familiares, los fundadores y miembros de la familia, son poco receptivos a aceptar la vinculación de externos independientes como mecanismo para fortalecer tanto la empresa como la unidad familiar.

Los siguientes son los mitos más frecuentes de los empresarios familiares sobre las JD con independientes.

En la JD con independientes los miembros externos no tienen compromiso: Buena parte de los empresarios familiares consideran que quienes realmente aportan a una organización son las personas que están involucradas permanentemente en ella. Compromiso significa para ellos estar presentes de manera incondicional, incluso llegan a confundir la JD con un comité gerencial semanal, versus la praxis que es realizar la junta mensualmente. Los miembros externos de JD en mi experiencia si se comprometen, no sólo porque está en juego su prestigio sino porque la legislación 222, les exige cumplir con sus responsabilidades.

Los independientes no tienen el conocimiento del negocio, preferimos miembros de JD con conocimientos del sector: Este mito se debe a que los empresarios son precisamente quienes más conocen de su sector y los externos independientes pueden abrir posibilidades mucho mayores si no son del sector, porque le aportan sobre tendencias, procesos, servicios y elementos de innovación realizados en otros sectores. Un miembro independiente da la capacidad de abrir la mente ya que por lo general las personas del mismo sector piensan igual y tienen como paradigmas lo que se ha hecho en el sector durante años; la JD es la que tiene que realizar una estrategia del negocio a futuro, y que mejor que un independiente no viciado para encontrar elementos de innovación que son absolutamente necesarios en el entorno actual.

Mi familia está más capacitada y comprometida con el negocio, y son solamente ellos los que pueden sacarlo adelante: En este mito hay una parte que podría ser cierta cuando los miembros de la familia evidentemente tienen mayores conocimientos y compromiso que un externo independiente, sin embargo, que sean los únicos, es precisamente lo que no es cierto, porque se tienen evidencias en las que por tener el mismo paradigma no ven más allá de su propias circunstancias, justamente por eso es necesario tener externos independientes que cuestionen y critiquen las estrategias pasadas y actuales para validar el futuro de la organización.

Si traigo miembros independientes a la JD perderé el control de mi negocio: He escuchado muchas veces esta frase, pero la experiencia me indica que está alejada de la realidad. Los empresarios creen que en las JD existen procesos de votación, validándolo con el hecho de que algunas personas promueven las JD impares; en las empresas familiares la tendencia natural es llegar a consensos y si no se está de acuerdo el Presidente de la Junta Directiva tenderá a buscarlos de alguna manera; una decisión difícil del futuro de una EF no se hace por votación sino por consenso, si los miembros de la junta no terminan por estar de acuerdo, no se toma la decisión ya que tendríamos una JD enfrentada durante el proceso, de hecho no es necesario que sea impar, incluso recomiendo que sea par y de esta manera forzar al consenso.

No sé elegir el perfil adecuado para los miembros externos independientes y no conozco personas que me puedan ayudar: En mi experiencia cuando preguntamos por el perfil de sus miembros de junta, los empresarios saben exactamente donde tienen sus debilidades; intuitivamente tienden a buscar una persona con un perfil que las supla, por ejemplo, si el fundador no sabe de marketing querrá un miembro de junta experto en el tema; adicionalmente, si dicen no conocer gente, cuando se les empieza a preguntar por amigos empresarios que tengan esas habilidades comienzan a recordar a los amigos del club, de la Cámara de Comercio, y sobresalen personas valiosas que conocen personalmente y les generan confianza.

Estoy suficientemente organizado para tener una JD: Otra de las grandes objeciones es que la casa debe estar organizada para traer a terceros, y lo que se necesita es precisamente al tercero para que les ayude a organizarla.

Los miembros de Junta independiente me van a forzar a tomar decisiones burocráticas: Nuestros fundadores están acostumbrados a tomar decisiones inmediatas sin consultárselas a nadie, además teniendo el éxito que han tenido, les parece burocrático tener que pasar una decisión por el tamiz de un tercero y esperar más de un mes para decidir sobre algo en lo que él puede tomar la decisión inmediatamente. Mis cuestionamientos a esta forma de pensar son: primero, las decisiones estratégicas de una compañía deben ser pensadas, reflexionadas, debatidas, validadas, no deben ser inmediatas porque del afán no queda sino el cansancio; el segundo punto es que los fundadores tuvieron y han tenido mucho éxito especialmente en una economía cerrada, donde principalmente las decisiones eran de producción y de costo, y por lo tanto la validación de estos dos factores eran prácticamente inmediatos, no así hoy, con una economía abierta, con mayores elementos de incertidumbre, que exigen que varios ojos vean una misma situación para encontrar desde la experiencia de otras personas las contingencias posibles de una decisión; el tercer punto es el ejemplo a las siguientes generaciones, debido precisamente al cambio del entorno y de nuestras circunstancias. Si usted tiene JD con independientes, se generará una tendencia en lo demás a conformarlas.

Los miembros de JD me van a hacer tomar decisiones con mayor dimensión de lo que debería ser: Esta afirmación puede ser soportada en lo que los fundadores han escuchado sobre la actuación de gerentes externos independientes a la familia, que con su entrada siempre le dan a la empresa un impulso acelerado, razón por la cual estos gerentes externos no terminan encajando con lo que ha hecho el fundador de manera prudente. Se habla inclusive de que la media de permanencia de un gerente externo es de un año, y además este hecho lo atribuyen a la JD. Mi experiencia es que los miembros independientes de la JD aprenden rápidamente las creencias de la familia gracias a su experiencia y buscan un equilibrio en el crecimiento de la empresa que reta a la administración, pero por lógica no la pondrán en peligro, porque no quieren que se les culpe por haber tomado una decisión errónea de crecimiento, el miembro externo independiente siempre observará cuánto crece el sector y le colocará a la empresa el reto de crecer un poco por encima del promedio.

No quiero que los miembros de JD independientes despidan a mis hijos y familiares: Este es un temor válido, sin embargo, es precisamente el proceso de evaluación y compensación por parte de los miembros independientes lo que evita que la familia caiga en la trampa de sentirse dueños y por ello no se exigen en el trabajo. Cuando los externos ingresan a hacer evaluaciones y compensaciones, la actitud hacia el trabajo cambia por parte de los miembros de la familia, por lo tanto, aquello de que los independientes despedirán a mis hijos o familiares, es muy poco probable por la auto exigencia propia de la familia, ahora bien, en el caso que toque hacerlo será pensando en el bien de la persona y de la empresa.

Los miembros independientes no deben conocer los balances reales de la compañía: Tal vez es esta la objeción más común por parte de los empresarios, debido a los temores de confidencialidad, especialmente con los aspectos tributarios, lo que puede parecer lógico. Sin embargo, está muy alejado de la realidad. Los miembros de junta independientes no son de la DIAN, son personas que incluso le ayudarán a verificar esta práctica y a darle nociones sobre cómo hacer una planeación tributaria de manera adecuada, ya que ellos mismos son empresarios y han pasado por la misma situación. Que mejor que alguien que tenga experiencia en estos temas para llevarle a un camino prudencial de transparencia.

Los miembros independientes de la JD son muy costosos: Este es el mito por excelencia. Colombia es el país de Latinoamérica con el menor valor por sesión de JD, el promedio de este valor es un día del salario del gerente general; por ejemplo, si un gerente gana 30 millones de pesos, se le suele pagar un millón de pesos por junta, esa misma junta en Brasil cuesta 5 veces más en una empresa mediana, mientras que en México cuesta 7 veces más, incluso en Colombia hay gente que lo hace a honoris causa, sólo por el deseo de ayudar.

Los miembros independientes utilizarán la información de nuestra compañía para crear su propia empresa: Es por eso que los miembros deben ser independientes, para no tener ningún tipo de relación, ni siendo cliente, proveedor, miembro de la familia o socio. Como se diría vulgarmente, los miembros independientes deben ser personas que están más allá del bien y del mal, son gente que económicamente ya hizo la tarea.

Los miembros independientes prestigiosos no tienen tiempo para una empresa familiar: Siempre le he dicho a los empresarios que digan el nombre que quieran, que al buscar a esa persona con seguridad participará, debido a que en el país no existe la cultura de las JDs, por lo que la gente prestigiosa no pertenece a muchas y puede atender de manera legal a cinco de ellas. Incluso siempre digo que ojalá no sean necesariamente prestigiosos sino que sean empresarios con tiempo y deseos de ayudar; existen más de 260 mil personas con este perfil en el país, que corresponde al número de empresas vigiladas por la Superintendencia de Sociedades.

¿Por qué Junta Directiva con independientes si puedo tener un Consejo Asesor con independientes?: El consejo asesor como su nombre lo indica asesora, mientras que la JD gobierna. Llevo 3 años en una compañía como miembro de su Consejo Asesor, dándole consejos al gerente, los cuales no aplica, y por esta razón va llevando la compañía hacia donde no es, en este caso si fuera una JD formal seguramente no estaríamos en ésta situación porque le hubiéramos dado una orden y no un consejo.

Me gustaría terminar diciendo 10 beneficios que contar con una JD con independientes:

1. Experiencia, competencia y empatía interna.
2. Autodisciplina y rendición de cuentas.
3. Caja de resonancia.
4. Opiniones objetivas y honestas.
5. Planeación estratégica y consejo.
6. Comprensión de las personas claves.
7. Preguntas desafiantes y retadoras.
8. Consejo confidencial y enfático.
9. Pensamiento y toma de decisiones creativas.
10. Relaciones corporativas valiosas.


* PhD. gonzalo.gomez@inalde.edu.co
Director del Área Family Business, Inalde Business School, Universidad de La Sabana


                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?