| 2/16/2017 12:01:00 AM

¿Ministerio de Ciencia y Tecnología?

La alternativa de distribución del trabajo consiste en un Ministerio de Ciencia y Tecnología, que asume los eslabones de la investigación básica y aplicada, la formación de posgrado y la transferencia de tecnología.

Iván Montenegro, columnista online.

por Iván Montenegro

La respuesta tiene mucho que ver con dos escenarios extremos probables hacia el largo plazo: el desarrollo acelerado, sostenible e incluyente de la economía y sociedad colombianas o su empobrecimiento severo o pauperización. Partiendo de una síntesis de necesidades y oportunidades relacionadas con la gobernanza del ámbito de ciencia, tecnología e innovación, CTeI, enmarcadas en un contexto institucional nacional y en la estructura de gobernanza que propuse en las dos columnas anteriores, comparto los rasgos básicos de algunas alternativas para el liderazgo de su gestión.

Entre las necesidades que una gobernanza efectiva debe superar cabe mencionar, de manera general, las fallas de Estado -inconsistencia dinámica, problemas de agencia y de coordinación, la captura-; en particular: la debilidad en prospectiva estratégica, como una de las causas, que no ha permitido elaborar una política de Estado en CTeI; falta de integración de la política pública de CTeI con las demás políticas; debilidad en la coordinación intersectorial, multinivel y al interior mismo del ámbito de CTeI; y el mejoramiento de la eficiencia del sistema nacional de CTeI: Colombia, en América Latina, ocupa el décimo lugar en dicho indicador, y se ubica en el puesto 96 entre 128 países (GII, 2016).  

Es muy importante reconocer la necesidad de elevar, en el plano político, la gestión de la CTeI, como un componente fundamental de desarrollo de Colombia, y como piedra angular para ingresar en una fase superior de desarrollo. La justificación de esto es que existe suficiente experiencia mundial, en el último siglo, en cuanto a que los países de reciente industrialización lo hicieron creando y fortaleciendo capacidades endógenas de investigación, transferencia y apropiación tecnológicas e innovación. La particularidad de Colombia es que se tiene, además, la oportunidad histórica de proyectar el conocimiento hacia la construcción y consolidación de la Paz y viceversa. Frente a la objeción de la escasez de recursos públicos, hay que expresar de manera tajante que entre las fuentes potenciales se encuentran los resultados de una lucha efectiva contra la corrupción, y la tributación progresiva para que los más pudientes paguen proporcionalmente los impuestos que requiere la modernización inclusiva de Colombia.

Recomendado: Investigación e innovación en la reforma tributaria (Parte I)

Además, es muy útil reconocer esas aglomeraciones multiactores dinámicas -con frecuencia con escaso e inestable apoyo público- con el propósito de aprender de ellas y replicarlas, y enriquecer el diseño y la gestión de la política pública (Velasco, 2015); fortalecer la capacidad de su evaluación de impacto. Y existe la necesidad de mejorar los mecanismos de rendición de cuentas y creación de espacios de veeduría ciudadana para prevenir el asalto de la corrupción que se ha constituido en un entorno dramático por sus pavorosos costos de todo tipo, perfilado como un sistema político de clientelismo corrupto y corruptor. Se requiere actualizar y complementar la normatividad relacionada con CTeI para alinearla con la política pública y con las necesidades de una gestión efectiva.

Una gobernanza efectiva permitirá identificar otras oportunidades clave, a partir del conocimiento, para contribuir a fortalecer las capacidades humanas esenciales de un desarrollo humano e informacional que incluya la oportunidad de la felicidad; y apoyar un desarrollo productivo dinámico mediante la diversificación y sofisticación de la producción nacional. El Fondo de CTeI de regalías es una oportunidad muy valiosa para crear y fortalecer la descentralización de la gestión de CTeI.

En la columna anterior sustenté una renovada estructura de gobernanza conformada al nivel estratégico por una Comisión Nacional de ciencia, tecnología, innovación y desarrollo (con alcance más amplio que la competitividad), CCTID, con la misión de liderar la formulación de una Política de Estado, y la evaluación de impacto de ella, conformada por miembros de la academia, empresariado, gobierno y sociedad civil, designados con criterios de meritocracia y representatividad. La misión de la CCTID se apoya en una función de Centro de Pensamiento en política de CTeI, mediante prospección científico tecnológica e investigación, fundamentando una concertación basada en rigor científico e independencia de intereses sectoriales y de corto plazo.    

En el nivel de coordinación por el Comité Ejecutivo de la CCTID con funciones de fortalecimiento de la coordinación intersectorial y multinivel. Y en el nivel de ejecución actúan las agencias ejecutoras sectoriales: centros de investigación y desarrollo tecnológico, universidades y otras instituciones de conocimiento.

Una transformación de la agencia líder del ámbito de CTeI, Colciencias, debe enmarcarse en el entorno descrito y en su evolución futura. Propongo para ello la reflexión sobre dos variantes basadas en la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, MCTeI: una en el esquema del jugador dominante y otra en el esquema de un modelo de distribución del trabajo.

Puede interesarle: ¿Integrar los sistemas de ciencia y de competitividad?

La misión del MCTeI es la de gestionar la política pública de CTeI, esto es el diseño de la política del gobierno respectivo, su ejecución y seguimiento, dirigida a fortalecer el desarrollo nacional, a lograr la apropiación social del conocimiento y la consolidación de la Paz. Para ello, el diseño organizacional debe garantizar capacidades de planeación estratégica para liderar la formulación de un plan de desarrollo de la CTeI a 4 años, alineado con la Política de Estado a largo plazo aprobada por la CCTID, y capacidades de coordinación al interior del ámbito de la CTeI y de liderazgo en el Comité Ejecutivo de la CCTID. La alternativa del jugador dominante implica que el Ministerio de CTeI asume los eslabones del apoyo a la investigación básica y aplicada, la formación de posgrado (Maestría y Doctorado), la transferencia de tecnología, y el impulso a la innovación en sentido estricto, -incluido el apoyo al emprendimiento de base tecnológica mediante mecanismos de capital semilla y de capital de riesgo. En el ámbito del Ministerio de Comercio Industria y Turismo -Bancoldex, Innpulsa- se asumirá el apoyo a la innovación en sentido amplio -iniciación a la innovación e innovaciones incrementales, en el ámbito del catching up- y la oferta de crédito para innovación en todo el país, implicando una profundización y ampliación del portafolio de crédito a la innovación mediante un esquema de banca de desarrollo, similar a CORFO en Chile y BNDES en Brasil.  

La alternativa de distribución del trabajo consiste en un Ministerio de CTeI, con igual misión que en la alternativa anterior, que asume los eslabones de la investigación básica y aplicada, la formación de posgrado y la transferencia de tecnología. En el ámbito del MCIT se asume el apoyo al emprendimiento innovador -capital semilla y de riesgo-, a la innovación en sentido amplio y estricto, profundizando la oferta de crédito a la innovación como en la alternativa anterior.    

En esta alternativa se requiere una capacidad de coordinación horizontal entre los dos ministerios, para lo cual es preciso, en primer lugar, una participación profunda en el Comité Ejecutivo de la CCTID junto a sus demás miembros, y en segundo lugar, una participación recíproca en los Consejos Directivos de las Agencias ejecutoras.

En las dos alternativas es fundamental transformar el Fondo de CTeI de regalías en un experimento piloto controlado de gestión descentralizada de CTeI, con una fase de transición inmediata en que será prioritario el apoyo de la CTeI a las inversiones privadas y de carácter social para la construcción de la Paz territorial, y adoptando el mecanismo de convocatorias departamentales. En las fases siguientes: es preciso, entre otros asuntos, blindar de manera efectiva la gestión frente al clientelismo corrupto, crear capacidades territoriales de gestión de la CTeI, integrar las agendas de CTeI y Competitividad, incentivar la coordinación inter regiones, y facilitar la formulación y gestión de Programas nacionales de CTeI con traducción regional.

Sin embargo, dada la severidad de la crisis del actual modelo de desarrollo productivo basado en commodities y la inequidad intolerable, se concluye que, si por ahora no fuere factible desde el plano político -por la pavorosa crisis política- la creación del Ministerio, la reestructuración de Colciencias, y con recursos suficientes de variado tipo, es necesaria y oportuna, porque hasta un cierto punto y hora: “no importa que el gato sea blanco o negro, pero que cace ratones”. 

Lea también: Paz: el escenario deseado de futuro

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.