Opinión

  • | 2017/01/15 00:01

    Midiendo el nivel de compromiso

    Una persona feliz está donde quiere, no donde le toca. La época en donde te casabas con una empresa porque si te ibas era mal visto pasó de moda hace mucho.

COMPARTIR

Si bien es cierto, el compromiso es importante y se siente más en el corazón que en la cabeza, no todo el mundo tiene solo la camiseta puesta por que se la entrega el encargado de Recursos Humanos o el Jefe de Área el primer día del año.

Mantener a un equipo motivado debe basarse en el principio básico de reciprocidad, donde es muy importante lo que recibes pero también lo que das. Es decir el compromiso no es solo del empleado a la empresa sino de la empresa al colaborador.

Como buena relación entre dos partes, ambos tienen que ofrecer acciones concretas que hagan que el otro se enamore, se comprometa. No sirve que yo ofrezca cosas fabulosas a los empleados si al final no les cumplo. La palabra es poderosa y todavía creo que puede empeñarse para el cumplimiento de los acuerdos que hago en todos los aspectos de mi vida.

Aquí una lista de esas de receta para hacer un chequeo básico de qué tan comprometido tengo yo a mi equipo con la empresa o también aplica para el caso contrario, como empleado, qué tan comprometido me siento en donde trabajo:

Lea también: ¡No te detengas!

  • ¿Le pago bien a mis empleados? Soy competitivo, el dinero que ganan realmente es justo para el trabajo que desarrollan y la responsabilidad del cargo
  • ¿Me preocupo en realidad por el desarrollo de cada uno? Aunque la carrera es personal y cada quien debe hacer camino al andar, la empresa debe mostrar hechos que demuestren el interés en el desarrollo con programas como mentoring.
  • ¿El reconocimiento a los logros es el adecuado? ¿Aprecio en realidad la milla extra, las iniciativas? ¿Entiendo qué tipo de reconocimiento prefiere mi equipo?
  • ¿Genero un ambiente a base de ejemplo o espero que la cultura se genere porque está en el manual de inducción?
  • ¿Hago promociones reales a la gente que ha mostrado su compromiso o en la mayoría de vacantes traigo gente de afuera de la empresa?
  • ¿Qué tanto empodero a mis empleados? Una empresa demasiado controladora y burocrática aburre a los empleados que quieren asumir retos y ser proactivos.
  • ¿Apoyo un ambiente de diversidad y de reto al status quo?

Lea también: ¿Hay bullying empresarial?

Puede haber una lista de preguntas mucho más amplia y depende de los motivadores de cada uno y del ambiente que la empresa quiere promover pero definitivamente hay que reflexionar y no hay que dar por hecho que todo el mundo está motivado y comprometido si no tenemos la base bien armada.

A veces las empresas tratan de construir culturas forzadas. La cultura es algo que se vive, no es abstracta, debe ser muy real y se ve clara en situaciones donde la gente puede sonreir de manera genuina, se siente a gusto en el ambiente y disfruta su trabajo.

Lea también: Es hora de que te lo preguntes…

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.