Opinión

  • | 2016/06/10 00:01

    ¿México o Brasil?

    Los rendimientos de los bonos brasileños son muy interesantes.

COMPARTIR

Aunque los indicadores económicos de Brasil se encuentran en números rojos, el país sudamericano parece estar recobrando su atractivo y podría lucir con perspectivas más interesantes que México, desde el punto de vista de las inversiones.

Brasil estaba fuera del radar porque su situación económica estaba mal. Hay mucho capital que decide entre Brasil y México, y se está yendo de México a Brasil, advierten en UBS Wealth Management.

Personalmente tengo parte de mis ahorros invertida a partes iguales entre deuda mexicana y brasileña por cuestiones de diversificación, pero ¿si tenemos que elegir entre uno u otro país? El Economista de México señala que si uno ve la fotografía no hay duda de que México es mejor que Brasil en muchos rubros de la economía. Pero actualmente Brasil es más atractivo para los inversionistas por su tasa de interés.

 Si uno toma un bono a tres años cobra un 14.25% de tasa de interés en Brasil frente a un 3 o 4.5% a cinco años en México. Uno se queda con el diferencial. Pero ¿qué pasa con el tipo de cambio? Si se devalúa el real se pierde la ganancia, pero ahora que Brasil está en mejor momento político interno lo más probable es que el real se aprecie.

Cuando existe la aversión al riesgo a nivel global, tanto el real como el peso caen. Entonces, si hubiera una fuerte volatilidad se caerían las dos monedas, sin embargo, el diferencial de tasas de interés que paga Brasil se queda ahí. Es una inversión muy interesante.

Sobre el papel se ve mejor México. Brasil tiene una inflación del 10%, un ratio Deuda/PIB del 75%, crecimiento negativo y déficit presupuestario.

Los pronósticos para la economía brasileña este año son de una caída del 3.5% del PIB; para el próximo todavía tendría cifras negativas, con una caída de entre el 1 al 1.5% de la actividad económica. Mientras que el estimado para México es de un crecimiento económico del 2.2% para 2016, con una inflación cercana al 3%.

El problema es que el mercado no ve la fotografía, ve la película, sobre todo trata de verla hacia delante y compra lo que se conoce como delta o cambio marginal.

Entonces, un país que pasa de estar muy mal a estar menos mal puede ser más atractivo que uno que esté y se mantenga bien, que es el caso de México. El mercado estaba muy negativo con Brasil, no tenía casi nada de exposición de inversiones, tenía más en México. Ahora que las cosas están mejorando, los inversionistas están redistribuyendo su exposición hacia Brasil.

Lo que sucede en la actual coyuntura de Brasil, que ha llevado a la destitución temporal de su presidente Dilma Rousseff, es una lección para México para mantener su atractivo. Es relevante no sólo que fortalezca su crecimiento económico, sino también sus instituciones. México debe poner atención en el reflejo de una ciudadanía exhausta, cansada del abuso, de la corrupción, y de la falta de transparencia. Donde está el retraso más importante es en la ley de derecho, los conflictos de interés, y la seguridad, elementos que cada vez más los inversionistas tienen en cuenta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?