Opinión

  • | 2013/11/12 12:00

    En resumidas cuentas...

    Después de un mes glorioso como lo fue octubre para los mercados financieros, en medio de tanta incertidumbre sobre el futuro de EE.UU, los inversionistas se posicionan para cerrar libros con un exitoso 2013. Opinión de Santiago Maggi.

COMPARTIR

Después que el desacuerdo político y el riesgo de un cese de pagos en EE.UU llevara a los participantes de los mercados a creer que la FED tendría menos incentivos para empezar el proceso de estrechez monetaria, los participantes enfrentaron confusión después que en las minutas de la FED, los miembros de la junta directiva se pronunciaran más optimistas sobre las perspectivas económicas, y por ende, un proceso de estrechez podrían estar más cerca de lo esperado.

Sin embargo, aunque la FED sea más optimista de lo esperado y las cifras económicas recientemente sorprendan al alza, es claro que esta tiene que esperar primero a los datos disponibles sobre los efectos de la discusión en Washington en la economía, y tales datos no estarán disponibles sino en el transcurso del mes de noviembre. Además, el reciente señalamiento de Janet Yellen como presidenta de la FED genera menores incentivos en el interior de la institución para generar un cambio tan crítico en la política monetaria.

Los reportes de utilidades de las empresas del S&P 500 han empujado al alza el capital del sector corporativo americano luego que la mayoría de empresas superaran las expectativas del mercado en las proyecciones de crecimiento. Estos reportes seguirán saliendo durante todo el mes de noviembre.

Sin embargo, las valoraciones son uno de los pocos factores que alumbran una señal de advertencia a los inversionistas fervorosos por invertir fehacientemente en el mercado accionario. Utilizando varios barómetros de valoración, observamos que en el agregado, el mercado accionario en EE.UU se encuentra costoso en el corto plazo. A su vez, sectores que han liderado la tendencia alcista como tecnología, discrecional, y consumo básico, muestran señal roja de sobrecompra.

Es cierto que noviembre podría no ser un mes tan efusivo como lo fue octubre por simple sobrecompra en el corto plazo, pero por el momento, los contingentes no tienen la suficiente fuerza para frenar el buen desempeño del mercado accionario estadounidense, y cerrar el año siendo uno de los mejores años en la última década.

* Portfolio Manager
Latmark Asset Management, LLC

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?