Opinión

  • | 2016/04/15 00:01

    Más y más conciertos en Colombia

    El fortalecimiento de las firmas organizadoras de espectáculos ha permitido que el mercado de conciertos colombiano se posicione regionalmente. Aun así, existen varios elementos por mejorar.

COMPARTIR

Colombia, un país donde una década atrás las agencias de viaje ofrecían planes turísticos para cumplir el sueño de escuchar a los cantantes y grupos más exitosos y famosos en diferentes partes del mundo, hoy en día se ha consolidado como destino musical latinoamericano, en el cual varios de los artistas y bandas más reconocidas a nivel global, han tenido la oportunidad de presentarse en Bogotá y Medellín. En los últimos años, los colombianos hemos podido disfrutar artistas de talla mundial como Aerosmith, Maroon 5, Kiss, The Cure, Depeche Mode, Foo Fighters, Iron Maiden, Metallica, Beyoncé, Madonna, The Rolling Stones, Lady Gaga, Red Hot Chili Peppers, Coldplay, entre otros, y esto, sumado a la oferta de festivales musicales como Estéreo Picnic, Soma y el futuro Lollapalooza de octubre próximo, unidos a los grandes esfuerzos de Rock al Parque, han posicionado la escena musical de oferta de espectáculos musicales del país, a la par de las grandes vitrinas mundiales.

Aunque la aparición de tecnologías digitales vía Internet trajo consigo el descenso de las ventas de discos, también admitió que los artistas se dieran a conocer más fácilmente y lograrán acceder a un mayor público, asunto que ha disparado tanto la demanda por espectáculos en vivo como las rentas por entradas, derechos y merchandising. 

Este fenómeno se ha logrado por la suma de varios factores. El primero es la disminución de los impuestos a este tipo de eventos que se instauró desde con la Ley de espectáculos públicos 1493/11, por la cual se tomaron medidas para formalizar el sector del espectáculo público de artes escénicas y se otorgaron competencias de inspección, vigilancia y control sobre las sociedades de gestión colectiva. Gracias a esta ley, se disminuyó del 33% al 8% el impuesto a la renta para los espectáculos de artistas no residentes en el país y se eliminó el IVA a los servicios artísticos con sonido, luces y tarimas.

Otro factor importante que incentivó el aumento de conciertos fue el permiso que se reglamentó en la ley anteriormente mencionada, para realizar conciertos en el estadio Nemesio Camacho “El Campin”. En años anteriores, artistas como U2, en el 2009, se abstuvieron de presentarse en Colombia por la falta de recintos adecuados para presentar un show con las dimensiones y calidad como el que este tipo de bandas proponía. En este sentido, y tenido en cuenta que el estadio estuvo reservado sólo para partidos de fútbol entre 2006 y 2011, en el último año se constituyó por legislación que mientras no exista un recinto especializado para recibirlos, se debe alternar el alquiler del estadio con otros lugares, como el parque Simón Bolívar y el Palacio de los Deportes, entre otros para el desarrollo de estos eventos”. 

El fortalecimiento y evolución de las firmas organizadoras de espectáculos, ha permitido que el mercado de conciertos colombiano se posicione regionalmente, logrando insertarse en las temporadas de conciertos regionales alineadas con Brasil, Chile, Argentina y México, e incluso ha logrado que seguidores de países vecinos decidan viajar a Colombia, exclusivamente para asistir a los festivales y shows que éstas empresas realizan, tal como lo vimos en el reciente concierto de Coldplay que contó con una cantidad notable de público ecuatoriano, panameño, peruano y venezolano. Promotoras como T310 & Absent Papa, Ocesa y Evenpro, ha sido los visionarios detrás de este boom musical, que ha sido fuertemente apoyado por emisoras como La X, Radioactiva y los 40 principales, principalmente.

Por otro lado, cabe resaltar el mejor clima de seguridad que se respira en el país en los últimos años. Según cifras del Ministerio de Defensa, la tasa de homicidios entre el 2012 y 2015 disminuyó en 22%, al igual que las tasas de secuestros y ataques terroristas, alrededor de 30% y 50%, respectivamente. Estos datos han servido como incentivo para que músicos como Paul McCartney, vengan a presentarse y así mismo, transmitan su buena experiencia a otros artistas, lo que ha abierto una ventana para que otros intérpretes internacionales conozcan a Colombia más allá de los problemas de drogas y violencia, y que sepan que cuentan con toda la seguridad para sus presentaciones.

Aun así, existen varios elementos por mejorar para que Colombia pueda estar al nivel de los mercados latinoamericanos más fuertes. Por ejemplo, El país no cuenta con toda la infraestructura y logística adecuada para cobijar shows que tienen como requerimiento principal el manejo de un estadio o arena propia de conciertos. Si bien existen coliseos en el país, el alto costo del alquiler, las restricciones de hora para uso, el acomodo de fechas para que un concierto no coincida con algún espectáculo deportivo -tal y como sucedió el pasado miércoles con el partido por Copa Libertadores entre Santa Fe y Corinthians-, las diferentes pólizas de seguro que hay que comprar para saldar cualquier daño que se haga a la gramilla, son algunos de los principios que impiden que los actuales estadios sean idóneos para la realización de espectáculos de gran magnitud.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?