Opinión

  • | 2016/06/28 00:01

    Líderes que no dejan crecer a la gente

    A veces a la gente de buen desempeño, no se le permite crecer dentro de una compañía ya que no hay políticas claras sobre el manejo del talento.

COMPARTIR

Durante varios años he observado como en las empresas que no tienen políticas sobre el manejo del talento, los jefes no dejan crecer a las personas y esto se debe a que son tan buenos que cuando algún área los requiere para que se vayan a un cargo mejor de mayores responsabilidades, el jefe no los suelta, lo que sucede al final, es que las personas al ver que no los dejan crecer, empiezan a buscar nuevas oportunidades por fuera de la empresa y  finalmente lo consiguen, resultando en  pérdida de talento, ya que al no monitorear como se mueve el talento interno, las personas buenas terminan en otra compañía por la falta de crecimiento que se les da y esto genera un alto costo en el proceso de reclutamiento, selección, entrenamiento, sin contar con la adaptación propia del periodo de prueba por el que pasa un cargo nuevo.

No obstante lo anterior hay jefes que sí dejan crecer a las personas y son ellos mismos lo que promocionan para que eso pase, ellos deberían recibir un mensaje claro de la empresa y de gestión humana que reconozca esa gran labor.

Las áreas de gestión humana al crear una política del manejo del talento permiten que se pueda gestionar y sacar indicadores que ayuden el desarrollo de las personas, así entonces mencionare algunos de los puntos que pueden ayudar a que la situación se resuelva:

  1. El talento debe ser propiedad de la compañía y no del jefe: Cuando esta afirmación queda clara y se cumple, el jefe ya no se puede oponer a que hagan un movimiento con alguna persona que le reporte directamente, porque el asunto es discutido en una estancia mayor, como un comité de talento, logrando así que la persona pueda crecer y la empresa se beneficie del talento y el conocimiento que ya tiene.
  1. Tener indicadores para movilidad de personas: Los números ayudan a que se puedan establecer mediciones acerca de qué porcentaje de talento interno se debe mover, sin embargo hay que tener cuidado si este indicador es  global o le aplica a varios países, porque puede suceder que la cuota de movimientos la esté poniendo un jefe que sí moviliza a las personas y otros siguen sin soltar.
  1. Incentivar a los jefes a que movilizan talento: Reconocer públicamente a los jefes que de manera responsable y pensando en el desarrollo de su gente la movilizan, es una forma de agradecer esa gestión, así mismo darles a esos jefes la oportunidad de una promoción hacia retos mayores ayuda a que sea un comportamiento que se premia y por tanto es una forma de ir ascendiendo en equilibrio con la gente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?