Opinión

  • | 2017/09/27 00:01

    Lecciones de huracanes y terremotos

    Los fenómenos naturales del último mes generan dolor e incertidumbre, pero también son una oportunidad para estar agradecido por las cosas buenas que han traído.

COMPARTIR

Las múltiples catástrofes naturales de las últimas semanas dejan en el aire muchos interrogantes: ¿Se está acabando el mundo? ¿Los efectos de la contaminación están pasando ahora factura?, ¿por qué ahora? La respuesta a estas preguntas quizá no pueda encontrarse, pero en una época en donde se dedica poco tiempo a la reflexión, estos desastres naturales son tal vez una buena excusa para hacer un alto en el camino y reflexionar sobre las maravillosas lecciones que nos deja todo lo sucedido. En medio del dolor y la confusión, vale la pena resaltar los siguientes acontecimientos positivos:

1. La unión es la respuesta

 No existen nada comparable con la solidaridad y unión de los pueblos que se ha evidenciado durante esta crisis. Miles de personas se han conectado, tanto físicamente, como a través de la tecnología para ayudar a encontrar sobrevivientes, notificar a familiares, congregar donaciones y ayudar a sus vecinos a reconstruir sus vidas. Aun en medio de polarizaciones políticas, de amenazas nucleares y de incertidumbre económica, la compasión ha unido a las personas de formas que no tienen precedente y quizá este pueda ser una llamado para que continuemos viviendo desde la hermandad y el altruismo.

Visite: El reto de vivir con propósito

2. La tecnología es un arma poderosa

Huracanes y terremotos han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad y ha sido la tecnología la causante de las pérdidas humanas, pero también la forma de salvarlas. Me refiero a pérdidas, porque los movimientos telúricos como tal no son los que afectan a las personas, sino las fallas en infraestructura y planeación de las ciudades, que en muchos casos se debe a la falta de tecnología o a una necesidad de actualizar la ya existente. Sin embargo, desde otra perspectiva, a través de esta última, personas atrapadas en los escombros han logrado enviar mensajes de texto para ser localizados, donaciones han sido recaudadas desde diferentes partes del globo y las oraciones y buenos deseos son manifestados a través de redes sociales, trayendo un poco de esperanza a quienes más lo necesitan.

3. Todo cambio implica un nuevo comienzo

Recomendado: ¡No luche contra el aburrimiento!

Los constantes cambios que se han venido atravesando son una gran oportunidad para reflexionar sobre el sentido de la vida, de la familia y de la comunidad. Han sido muchas las historias de las personas que lo dejaron todo para ayudar a salvar vidas, pero sobre todo, es una momento de revisar hacia donde estamos llevando el mundo. ¿Estamos cuidando de la tierra y de nuestros vecinos como si fueran una extensión de nosotros mismos? ¿Es nuestro trabajo una fuente de alegría y plenitud? Este es un llamado al equilibrio, a vivir con propósito y revisar las prioridades pues vivir en paz traerá también paz a la tierra.

Hoy me uno a las miles de familias que perdieron a sus seres queridos o a su hogar en medio de estos fenómenos, pero también agradezco por todos aquellos que de alguna manera han contribuido para que esta situación sea más llevadera para otros. Toda situación tiene dos perspectivas. No solo nos quedemos con las fuertes imágenes que vemos en los medios, sino que vivamos también la gratitud por las cosas buenas que han surgido de todo esto.

Visite: El estrés es una elección ¿Usted qué elige?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.