Opinión

  • | 2014/06/16 16:00

    Compras disparadas

    Para este año se proyectó que las compras de los hogares iban a crecer alrededor de un 7% llegando a la parte más alta del último ciclo de compras finalizando el 2014. Lo anterior basado en fundamentales que han determinado estas dinámicas en los últimos 20 años. Opinión de Fabian Garcia.*

COMPARTIR

A abril vamos en un 11% con proyecciones de un 13% a septiembre del presente año, adelantándose el ciclo de compras de acuerdo a lo pronosticado según Raddar. La confianza del consumidor sigue en una fase de crecimiento desde enero de 2014, pese a un índice de expectativas del consumidor, hacia la baja pero con un índice de condiciones económicas en constante crecimiento según Fedesarrollo.

Cierto es, que lo que está determinando en su mayoría la compra obedece a factores racionales tales como la simple necesidad de comprar (como ocurrió hace cuatro años junto con el boom que ocasionaron los durables) o el efecto del dinero disponible, pues cada día los colombianos estamos teniendo un nivel de deuda acumulada y un servicio de la misma menor, parte causado por costos de financiación (que dado el último incremento de tasas de interés del Banco de La República se comenzarán a trasladar en el consumidor en el segundo semestre), además de renegociación y adquisición de deuda a plazos más largos.

El mundial de 2014 con Colombia adentro y con una alta expectativa, es un fenómeno incomparable respecto a la participación de la Selección en otros mundiales, pues hoy se consolidan muchísimos factores que antes no teníamos y que la pasión de una gran porción de colombianos esté concentrada en este evento. Esto sin anotar la extraordinaria cifra de más de 50.000 boletas del mundial vendidas en Colombia. Por otra parte, el fenómeno de elecciones presidenciales y ley de garantías no se vio con tanta fuerza como ha ocurrido en ocasiones pasadas y en realidad no se logró establecer si el escenario político aportó puntos a la dinámica de los compradores colombianos.

Todo esto sin duda es un fenómeno económico o lo que llamaríamos una externalidad poco medible, con alto grado de especulación y poca comparabilidad con eventos anteriores para medir su impacto en el tiempo.

Cerraremos un buen semestre con dinámicas muy por encima de los estimados del año pasado, con un cierre de año con tendencia a la desaceleración, principalmente en los bienes durables iniciando un nuevo ciclo de compras de los hogares, pero con un nuevo ciclo de crecimiento en cuanto a la industria de la moda se refiere.

Ante esto la industria y el comercio se deben preparar pues indudablemente en el mediano plazo el comprador colombiano comenzará a contraerse de forma natural como lo evidencian los ciclos de compras de los hogares y su éxito depende del entendimiento de esta nueva dinámica.


* Vicepresidente Corporativo Raddar Consumer Knowledge Group
@fabianraddar, Fabian.garcia@raddar.net

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?