Opinión

  • | 2016/07/21 00:01

    Las 4 virtudes del Papa Francisco para el mundo empresarial

    El Papa Francisco hace gala de las principales cualidades que debe tener un directivo: sencillez, comunicación, coherencia y, en especial, su preocupación por las cosas pequeñas.

COMPARTIR

En primer lugar, su sencillez para todos ha sido sorprendente. Pero detrás de esta convicción profunda hay un mensaje que ha querido transmitirnos. El papa está preocupado por el materialismo y el consumismo en el que vivimos. Este fenómeno lo ha denominado como el antiguo culto al becerro de oro que “ha encontrado una imagen nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de una economía, que no tiene rostro. Hoy no manda el hombre sino el dinero. ¡El dinero debe servir y no gobernar!”  Por esta razón, una de las primeras virtudes que transmite el papa es decubrir que el único fin de la vida no es el dinero y la acumulación. Por el contrario, debemos ser conscientes de nuestras responsabilidades que nos invitan a ser generosos y serviciales frente a los demás y con la sociedad, en general. 

En segundo lugar, su mensaje es claro y preciso. No ha cambiado en nada la línea comunicativa de sus antecesores.  Sin embargo, quiere transmitir algo poderoso: para ser santo, para buscar la santidad, llámese la máxima perfección humana posible o la excelencia no hay que ser una persona triste, extraña o apartada del mundo. El mensaje de santidad está dado por lo que Juan Pablo II señaló con precisión:

"Necesitamos santos sin velo, sin sotana. Necesitamos santos de jeans y zapatillas. Necesitamos santos que vayan al cine, escuchen música y paseen con sus amigos. Necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar y que sobresalgan en la Universidad. Necesitamos santos que busquen tiempo cada día para rezar y que sepan enamorar en la pureza y castidad, o que consagren su castidad. Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad insertada en nuestro tiempo. Necesitamos santos comprometidos con los pobres y los necesarios cambios sociales. Necesitamos santos que vivan en el mundo, se santifiquen en el mundo y que no tengan miedo de vivir en el mundo. Necesitamos santos que tomen Coca Cola y coman hot-dogs, que sean internautas, que escuchen iPod. Necesitamos santos que amen la Eucaristía y que no tengan vergüenza de tomar una cerveza o comer pizza el fin de semana con los amigos. Necesitamos santos a los que les guste el cine, el teatro, la música, la danza, el deporte. Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amigos, alegres, compañeros. Necesitamos santos que estén en el mundo y que sepan saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero sin ser mundanos".

En tercer lugar, su coherencia. Francisco ha pedido encontrar en la frugalidad y la austeridad las claves para vivir la vida moderna. En últimas, el problema del capitalismo para Francisco no es de acumulación de riqueza sino la concentración de egoísmos;  de no combinar la vida empresarial con el sentido de la solidaridad y participación en la sociedad.  Dice Francisco con mucho acierto: “desperdiciar alimentos es robar: ‘en muchas partes del mundo, no obstante el hambre y la desnutrición, se desechan los alimentos. Cuando la comida se comparte de modo justo, nadie carece de lo necesario. Los alimentos que se tiran a la basura son alimentos que se roban de la mesa del pobre, del que tiene hambre’”. Ya Benedicto XVI había advertido en Caritas in Veritatem que la economía de mercado no podía estar separada de principios como la solidaridad, el bien común o la subsidiariedad.

En cuarto lugar, la preocupación por las cosas pequeñas. Cuenta en su biografía que gracias a sus primeras experiencias después del instituto entró a trabajar y allí con una jefa paraguaya que le devolvía permanentemente el trabajo que él realizaba porque era muy exigente descubrió el valor de hacer su trabajo bien hecho, el cual viene dado en no despreciar lo pequeño. Muchas veces el valor de las personas se acrisola con lo pequeño.

En la empresa no es exagerado señalar que así como nos preocupamos por los accionistas o por los resultados financieros, también merecen nuestra atención los baños, la luz de la planta, la comida en el casino o el bautizo del hijo de un operario.

Por último, el Papa hace un llamado especial a la participación en la vida pública. Dice Francisco: “Los cristianos no podemos lavarnos las manos, debemos meternos en política porque la política es una de las formas más altas de la caridad ya que busca el bien común. Los cristianos deben trabajar en política. La política es sucia, se dice. Pero ¿por qué? ¿Será porque los cristianos no se han metido en política con espíritu evangélico?”. En el mundo de la empresa la política se desprecia y se critica muchas veces. No se trata de fungir como políticos a quienes tienen como vocación el mundo de la empresa; lo que se requiere es que los empresarios apoyen iniciativas políticas que claramente favorezcan el bien común porque el gran problema es que quienes financian la actividad política tienen intereses directos sobre las decisiones del político. Por tal motivo, el rol del empresario consiste en financiar y apoyar movimientos con fines cívicos sin esperar nada a cambio y estimular idearios inspirados en el bien común.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?