Opinión

  • | 2016/06/22 00:01

    Las 10 "C” para generar comunidad con los clientes milénicos

    A los milénicos no se les convence de comprar un producto con recursos como las promociones, el bajo precio o la calidad, ellos exigen mucho más, un compromiso por parte de sus productores de respetar el planeta y trabajar en comunidad en pro de un mundo mejor.

COMPARTIR

En el artículo de la semana pasada hablamos de cómo atraer a los nuevos consumidores, principalmente a los milénicos. En esta oportunidad deseo enfatizar en la manera como debemos dirigirnos a ellos a la hora de entablar una comunicación acerca de las bondades de nuestros productos o servicios.

El consumidor de hoy siente una molestia que no alcanzamos a imaginar aún si su empresa no está comprometida con la sostenibilidad. Hay que cambiar el “chip”, no es una tarea fácil porque significa meterse en la mente de un consumidor totalmente diferente al que usted es, porque con seguridad pertenece a una generación anterior. Los milénicos llegaron para quedarse y para hacer este mundo mejor, por lo tanto adaptarnos a ellos es una necesidad inminente.

A través de las redes sociales, su medio de comunicación preferido, los milénicos envían mensajes desesperados para que se fabriquen productos totalmente responsables con el medio ambiente, con los animales, con las personas menos favorecidas, por tanto, no están dispuestos a consumir productos que en su proceso de creación perjudiquen a terceros. Recuerde siempre que ellos crecieron con una mayor conciencia de la necesidad de cuidar el planeta que nosotros, si  logra mantener esa diferenciación podrá competir hábilmente en este nuevo entorno económico.

¿Cómo lograrlo? Un buen punto de partida es que sus productos sean reconocidos  con los diferentes certificados que existen a nivel mundial, como el certificado de comercio justo, certificado por la alianza de la selva húmeda, certificado de sostenibilidad, certificado de comida producida con ingredientes sanos, certificado de  calidad en los procesos de manufactura entre muchos otros. Los consumidores están dispuestos a pagar un poco más si los productos cumplen con el objetivo de no hacer daño a la humanidad.

Como lo expresan los autores Fernando y Juan Luís Polo en su libro #Socialholic, quienes han sido reconocidos por su amplia experiencia en el manejo del marketing en medios sociales, su empresa tiene que identificar a su target, saber qué motiva trascendentemente a los milénicos que consumen sus productos o servicios. Una organización con propósito organiza sus redes sociales con un grupo de personas que sepan manejar y entender sus consumidores. Para empezar hay que escucharlos, dialogar con ellos, crear, dinamizar, medir e integrar esa comunicación.

Entre los tópicos fundamentales para mantener una buena comunicación con estas nuevas generaciones a través de las redes sociales destacan entender los códigos en los que se habla y se escribe en cada medio, no olvidar citar las fuentes de donde proviene la información que aspira a divulgar, ser humildes y admitir errores cuando se presentan, recomendar lecturas de interés, buscar emprendimientos sociales en los que su marca pueda aportar y sus clientes participar, así como buscar alianzas con sus proveedores para fomentar el capitalismo consciente, de manera que se reafirme la interdependencia entre los actores sociales. Hablan también de la gran oportunidad que existe en la redes de crear empatía con grupos de gente  específicos, con conocimientos particulares, denominados (Frikies), grupos de personas con gustos extraños, que puedan convertirse en amantes de la marca. También destacan la posibilidad de hacer reconocimientos económicos a personas que realicen aportes sociales destacados.

Como recomendación final póngase la meta de trabajar con su equipo de marketing en pro de lograr una vinculación con sus clientes que vaya más allá del producto. Recuerde que las compañías ya no son productos, son comunidades. 

A continuación  las, 10 cualidades que debe tener su marca para construir comunidad.

  1. Compasión: Es mostrar que su empresa tiene un propósito con la humanidad. Prohibido mostrar o transmitir que su interés sea el económico.
  2. Cooperación: Es trabajar en equipo por un propósito común.
  3. Compromiso: para liderar ese cambio social.
  4. Conexión: para promover la interdependencia de todos los partícipes de la empresa, entendiendo que no hay uno mejor que otro, sino que todos nos necesitamos unos a otros.
  5. Conocimiento: para compartir información relevante para generar pegamento.
  6. Creatividad: para buscar formas de comunicación con el grupo de consumidores para que con esa información se genere innovación.
  7. Respeto por el usuario o la comunidad de clientes.
  8. Confianza: significa cumplir con lo prometido
  9. Compensación: es retribuir la participación en la red con diferentes mecanismos de participación ya sean económicos o sociales.
  10. Capacidad: significa tener la infraestructura tecnológica y humana para generar la comunidad de clientes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?