Dinero.com Revista Dinero

Andrés Vélez Calle

| 7/16/2012 11:00:00 AM

La paciencia de los inteligentes

Si hay indicadores para evaluar permanentemente nuestro desempeño, ¿qué más se podría inventar para medirlo? Opinión de Andrés Vélez Calle.

por Andrés Vélez Calle *

Si hay indicadores para evaluar permanentemente nuestro desempeño, ¿qué más se podría inventar para medirlo? En ocasiones anteriores opiné sobre Coeficiente Intelectual (IQ), Inteligencia Emocional (EQ), y me manifesté sobre la Inteligencia Cultural (IQ); y hoy quiero expresarme sobre la Inteligencia de la Paciencia, en inglés Patience Intelligence (PI), un concepto que ahora se estudia muy de cerca por las ciencias de la administración, y que sirve para medir la paciencia y la perseverancia requeridas en la orientación y, por ende, en el éxito a largo plazo de líderes y de miembros de una organización.

La Patience Intelligence (PI) es la capacidad de reconocer, entender, gestionar, monitorear y evaluar las emociones y comportamientos propios y ajenos; además es una manera de relacionarse con los demás, como jefe o como líder. Busca que la persona sea capaz de auto gestionarse y gestionar a los demás sin necesidad de intervenciones formales por parte de mandos superiores.

La paciencia de la inteligencia, está basada en el SABR, concepto que hace parte de las enseñanzas del islam. SABR se traduce como paciencia, aunque también perseverancia, autocontrol, resistencia y la capacidad de enfocar los esfuerzos hacia una meta específica. La paciencia, entre nosotros, por lo general está asociada con la resignación, mientras que el SABR implica una determinación especial de conseguir las metas sin importar las adversidades.

Como se advierte, la paciencia islámica difiere de la occidental –por decir así- en que la de aquí es cortoplacista, la padecemos por saber que la espera terminará en algún momento; y si se suma a la adversidad, raya en el sufrimiento y genera frustración. La paciencia musulmana es una bondad, es consentida y evita la ansiedad, y como no siempre espera un fin, no hay frustración. Al ser consentida, logran la paciencia con el autocontrol; por ejemplo, durante todo el mes del Ramadán practican el cuarto pilar del islam, el sawn o ayuno, cuando se abstienen de comer, beber o tener relaciones sexuales desde el amanecer hasta el atardecer, lo que consiguen por su gran autodisciplina. Y esta cualidad, la bondad de la paciencia es aplicada a otras instancias como la vida familiar y profesional. Y en los negocios…

Personas con visión de largo plazo, tolerantes, moderadas, consistentes, compuestas, ecuánimes, auto-controladas, firmes, determinadas, perseverantes y con tesón; poseen las cualidades de un individuo que goza de IP. Al contrario quienes entran en pánico ante cualquier adversidad, son impacientes, se enfurecen y reniegan, y sufren.

¿Cuándo se identifica a una persona con estas cualidades? Muy fácil: en los momentos de dificultad, los de baja IP se agitan, y aflora la bilis. Mientras que los líderes y gerentes que cuentan con IP se ganan el respeto de su equipo y suelen ser más exitosos y felices. Los beneficios, además de los resultados a largo plazo, son evidentes. El estudio de la IP también señala el espíritu de los emprendedores, ya que hay una relación directa entre una alta IP y ser exitoso como empresario.

¿Qué está usted haciendo para mejorar su IP? No es necesario ayunar, ni aguantar hambre. Lo indicado es aprender a conocerse, y reflexionar cómo reaccionar ante situaciones adversas. También se puede pedir consejo a un tercero que nos haya visto reaccionar ante cualquier eventualidad. Adicionalmente, relájese, porque hay problemas que son imposibles de controlar, son externos a usted, y enfurecerse o mostrar estrés no los va a solucionar. Así que es importante clasificar los problemas que puede solucionar y los que no, como lo practicaba el presidente Marroquín, el gramático, de lo que escribiré después. Última recomendación -por qué no-: estudiar el Islam y el SABR.

La globalización y el auge tecnológico de los últimos tiempos incrementan el intercambio entre culturas, el cual puede tomarse como amenaza, tal como lo planteaba Samuel Huntington en su choque de civilizaciones. Sin embargo, este encuentro también puede ser visto como una oportunidad, tal como lo muestra Seyed Mohammad Khatami, ex presidente de Irán en su diálogo entre civilizaciones. Así que es una decisión propia enfrentar la interacción con otras culturas como un perjuicio o como una ventaja. Voto por la segunda opción, ya que el contacto con otras formas de pensar y otras creencias permite aprender de sus buenas prácticas. En este caso, el estudio de un concepto tan desconocido en este lado del mundo, como lo es el SABR, no sólo permite desmitificar al Corán como libro sagrado en el que se planea la destrucción de occidente, sino que nos da luz para un entendimiento intercultural, que puede acercarnos para establecer relaciones efectivas con los musulmanes, y permitirnos aprender al aplicar conceptos útiles a nuestra vida personal y profesional, sin necesidad de cambiar nuestras creencias o religión.

* Profesor de Negocios Internacionales, Universidad EAFIT

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×