Opinión

  • | 2017/01/27 00:01

    Esbozos sobre la legalización de la marihuana: USA y México

    Varios países, entre ellos Colombia y México, han marcado una poderosa lucha en contra del comercio de sustancias ilícitas como las drogas. Sin embargo, la marihuana viene legalizándose en varias partes del mundo, aumentando la cuota de mercado y causando diversidad de expectativas en la comunidad.

COMPARTIR

El consumo de marihuana ya es, oficialmente, legal en varios de los estados pertenecientes a la costa oeste de los Estados Unidos, gracias entre otros aspectos, a las elecciones del 8 de noviembre de 2016 que incluyeron a California y Nevada dentro de las medidas aprobadas para que, cualquier mayor de edad pueda poseer hasta una onza de marihuana, con la posibilidad de consumirla en espacios privados, y tener un cultivo de máximo seis plantas.

Aunque se han presentado perspectivas favorables entre los grupos que apoyan la legalización, otra parte de la comunidad se mantiene alerta ante este tipo de normativas, pues varios estados chocan con la ley federal que sigue castigando el consumo de esta droga con pena de prisión. Sin embargo, durante el gobierno de Obama, se les permitió a los estados aprobar sus propias iniciativas, pero sin tener algún éxito rotundo para modificaciones legislativas, que permitan su posesión y consumo.

Sin embargo, las preocupaciones por las consecuencias nefastas del abuso de consumo de drogas siguen latentes. A partir de un estudio del Centro de Control y Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Drogas, pudo determinarse que en Estados Unidos mueren aproximadamente 128 personas al día por sobredosis en el consumo de medicamentos, opioides y heroína, y, el gasto que acarrea el sector público gracias al consumo de sustancias ilegales, incluyéndose el alcohol, es de aproximadamente USD 442.000 millones al año.

A pesar de que su pronunciamiento no ha sido amplio respecto a este tema, Trump ha asegurado que la legalidad es viable y puede estudiarse, pero no ahora. Sin embargo, en su gabinete nombró como fiscal general a un veterano que ha batallado fuertemente en contra de la droga, criticado incluso las medidas del gobierno pasado. Por lo tanto, la incertidumbre es cada vez mayor.

Lea también: Clinton vs Trump Qué le pasará a Latinoamérica

La condición de ilegalidad genera un ambiente social altamente inestable, fragmentado por grupos del crimen organizado formados a partir de la prohibición. Pero la viabilidad de consumo y de posesión genera también panoramas violentos, dependiendo del grado de la dosis debido a los efectos que produce. Así, el debate en torno a la legalidad de sustancias ilícitas se mantiene en el desasosiego alrededor del mundo; pero, sin duda alguna, los proveedores ilegales se verían perjudicados gracias a las alternativas legales.

Ante los aumentos de la oferta legal de la marihuana en Estados Unidos, el precio de la misma ha tendido a la baja, por lo cual las pérdidas para los cultivadores ya se han hecho visibles. Se ha especulado que el mercado regulado norteamericano llegó a ganancias de USD$5,8 mil millones en 2016; Si se suma a Canadá, que camina también hacia la expansión de la legalización con fines recreativos, las ventas ascenderían a USD$6,7 mil millones, un crecimiento del 20% respecto al año precedente.

Se estima que las ganancias de esta industria llegarían a los USD$20,2 mil millones en 2021, si se mantiene una tasa promedio de crecimiento anual del 25%, de acuerdo con proyecciones de ArcView; todo gracias a la adición de nuevos estados a la iniciativa de la legalización.

Para el caso latinoamericano, México, uno de los países más afectados por la producción de droga, aún mantiene la prohibición de posesión y consumo de estas sustancias. Recientemente, sólo un tercio de los votantes se manifestaron en favor de la legalización de la marihuana para su libre consumo. La mayor parte se mantiene en el régimen de la prohibición, aspecto comprensible pues es uno de los países más afectados por la guerra de la droga.

El mismo presidente de México, Enrique Peña Nieto, lanzó una propuesta para legalizar la posesión de hasta 28 gramos de marihuana para libre consumo. Sin embargo, el senado sólo se pronunció ante su uso medicinal, sometiendo a votación esta legalización, obteniendo 98 votos a favor de los 127 senadores que componen el cuerpo colegiado. El proyecto recientemente quedó aprobado en su Constitución, pero su lucha contra el narcotráfico se mantiene.

Si bien se han comprobado usos factibles para la marihuana, o efectos menos nocivos como los que producen la cocaína o las metanfetaminas, la batalla legislativa se mantiene en varios países para preservar las condiciones sociales sin incluir usos de sustancias psicoactivas que pueden llegar a perturbar el bienestar social. El escepticismo ante su utilidad es aún grande, pero la expectativa de sus demandantes ya se ha hecho notar para que su consumo no vaya en contra de la normativa.

Le podría interesar: Empezando el gobierno de Trump y los efectos de China

En Colombia, donde se tiene aprobación para uso medicinal y científico, y, que ha visto los flagelos y problemas del narcotráfico, se sigue atentamente la evolución de lo que se decide legislativamente a nivel mundial en cuanto a la legalización con fines recreativos, medicinales y de despenalización. Es claro que las tendencias mundiales de a poco permean a nuestro país en cuanto a estas decisiones, y más aún, se debe tener mucho tacto, teniendo en cuenta que somos un país tanto productor como consumidor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 518

PORTADA

Las mejores universidades de Colombia en 2017

Dinero y Semana Educación presentan un ranking de instituciones de educación superior, medidas por sus resultados en las pruebas Saber Pro de 2016. Los Andes y la Nacional, líderes indiscutibles.