Opinión

  • | 2016/06/08 00:01

    La industria energética y el reto de reactivarla

    El estado del sector minero-energético colombiano ha variado de forma radical en los últimos años, debido a la caída aparatosa de los precios de los commodities de la que hemos sido testigos en todo el mundo.

COMPARTIR

Lo que antes era una promisoria locomotora de la economía nacional, ahora es un vehículo averiado que tiene grandes exigencias, entre las que se destaca la adopción de las tecnologías de la información (TI) como la mejor fórmula para ponerla en marcha de nuevo y ayudarla a retomar su rumbo.

Los impactos que ha vivido este sector han sido considerables, sobre todo en medio de una bajada del precio del petróleo que bordea el 50 % hasta niveles no registrados antes del año 2000. Quizás el más importante a nivel local ha sido, según cifras del Gobierno, el de la reducción en un 47 % del total de exportaciones.

Según el balance de 2015 y las perspectivas de 2016 de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), dicho impacto se ha visto representado también en otros sectores, como los ingresos fiscales, exportaciones, inversión extranjera, empleo y regalías, entre otros, generando incertidumbre sobre el comportamiento futuro de la economía colombiana.

Ante este panorama, las necesidades en tecnología que enfrenta esta industria se han hecho evidentes, en medio de una era de transformación digital que, a pesar de lo disruptivo de sus cambios, podría ser ahora un salvavidas para conservar el apoyo de los empresarios y del Gobierno, que como valiosa política no ha detenido su inversión en este sector esperando un repunte de los precios.

Por ejemplo, las soluciones de Smart Cities, como se conocen a aquellas que buscan ciudades conectadas a través de la tecnología ahorrando recursos y optimizando sus procesos, pueden ser un aliado considerable para esta industria. Aunque ya es altamente tecnificado, el sector aún cuenta con necesidades en el control de la producción, la optimización de sus procesos extractivos y, sobre todo, en el recobro de los pozos que la tecnología podría ayudar a suplir para reducir costos.

También existen otros beneficios de esta adopción, como lograr una optimización de los recursos, mejorar las operaciones y facilitar procesos de mantenimiento, lo que paliaría de buena forma otros tormentos de la industria energética como los paros en las empresas del sector carbonífero, la demora en el otorgamiento de licencias ambientales o la minería ilegal.

Otra manera de salir a flote es poner ahora la mira en otras formas de energía. Las renovables, por ejemplo, también son una columna vertebral de esta tendencia integradora de la tecnología en la administración de las ciudades como son las Smart Cities. En el país, el nuevo marco regulatorio para este tipo de proyectos ha generado posibilidades para que 2016 sea un año con importantes inversiones según los analistas.

Colombia cuenta con un potencial considerable para el desarrollo de energía eólica y solar, que de ser aprovechado con soluciones inteligentes ayudaría a mejorar los problemas de abastecimiento o bien ahorrar energía, como ha sido el propósito del actual Gobierno ante los embates climáticos.

Las utilidades de esta tendencia son bastantes. El sector minero, en donde se ha agudizado la caída de la inversión y de los ingresos, también podría verse favorecido en aspectos como el aprovechamiento óptimo de sus equipos de alto costo o el uso de recursos necesarios para el trabajo como el agua o el alumbrado de minas y otras zonas.

En conclusión, conectar nuestras ciudades, sobre todo en países como Colombia, genera una red para aprovechar y fortalecer muchas industrias, especialmente a aquellas afectadas por las fluctuaciones que vive la economía mundial y su verdadero impacto en lo local.

Una cita: Entre este 8 y 9 de junio se llevará a cabo en Bogotá el Foro Ciudades i 360°, un espacio para discutir las soluciones que permitirán construir modelos de ciudades inteligentes y sostenibles para el territorio colombiano. Un espacio ideal para analizar el futuro de esta y otras industrias en la conexión de las ciudades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?