Opinión

  • | 2016/07/12 00:01

    La incoherente forma de innovar

    Para que se dé la innovación, debe existir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Conozca los principales errores que se cometen a la hora de promover una cultura de innovación.

COMPARTIR

Uno de los problemas más grandes que enfrentamos en términos de innovación es la falta de coherencia, que hace que nos saboteemos en nuestro accionar y por tanto no alcancemos los resultados deseados. Lo grave es que este tipo de comportamiento no solo se plantea como un obstáculo para la innovación, sino que se presenta también como una barrera cuando se habla de paz y de corrupción. Su dificultad radica en que queremos un cambio, pero son en realidad pocos los que están dispuestos a hacer algo al respecto, pues dejar la posición de comodidad no es tan sencillo; es más facil que otros cambien. En mi experiencia, estas son las principales incoherencias que se encuentran en las empresas en términos de innovación:

1. Incoherencias en los valores. La innovación se plantea como valor en los lineamientos estratégicos del 90% de las empresas. La razón es que como la innovación está de moda, tenerla como objetivo hace más atractivos los resultados de la planeación estratégica. Pero en la práctica, esta se queda simplemente en palabras pues no se incluye en las acciones estratégicas, ni en los indicadores, ni en ningún tipo de métrica que permita hacerle seguimiento; y lo que no se mide, no se gestiona.

Lea también: Guía para entender a un millenial

2. Incoherencias en los comportamientos: “¡Vamos a innovar!” resulta ser la frase que cura todos los problemas de la empresa. El problema, es que los líderes no modelan un comportamiento que permita que fluya fácilmente la innovación, y es ahí cuando surgen excusas comunes como: “para esto no hay tiempo”, “si funciona déjelo así”, “no se ponga de creativo”, entre otras que muchos conocemos. Esto demuestra falta de confianza y seguridad por parte de los líderes, quienes anhelan encontrar el próximo unicornio pero no están dispuestos a tomar riesgos. ¡Mucho ojo líderes!, porque las quiebras de Kodak y Blockbuster fueron resultados de malas decisiones al creer que se está demasiado seguro en el mercado.

Con frecuencia se quiere cambiar el rumbo de la organización, pero cuando la gente habla se le castiga, porque es muy facil juzgar, pero no tanto lo es arriesgarse. Un líder catalizador de cambio está constantemente abierto a escuchar nuevas ideas y puntos de vista aun cuando estos no sean afines a su forma de pensar. Recordemos que innovar es un ejercicio personal de humildad, pues la única forma de tener verdaderos ejercicios de colaboración y co-creación es entendiendo que quizá mis ideas pueden no ser las mejores.

3. Incoherencias en los procesos. Se quiere innovar en el menor tiempo posible, pero se le ponen al proceso tantas trabas y requerimientos como sea posible con el fin de que ninguna idea pueda llevarse a la realidad. La burocracia y falta de flexibilidad son unos de los principales enemigos a la hora de innovar. Si su empresa de verdad está buscando resultados contundentes, es importante que se reevaluen los procesos mediantes los cuales se gestionan las ideas, pues entre más vistos buenos se requieran, las probabilidades de que las ideas mueran son más altas. Especialmente cuando se trata de innovación disruptiva o radical, en las etapas tempranas del proceso, el enfoque debe darse más hacia la validación de la idea en el mercado, que a definir su retorno de inversión.

Lea también. ¿Por qué fracasan los negocios en Colombia?

Esta lista de incoherencias es un llamado para que se revise la estrategia de innovación, pero también para entender que no solo gestionando los recursos se innova, pues existen muchas variables que afectan la implementación de la misma.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?