Opinión

  • | 2015/03/16 15:20

    La información abierta nos llevará al desarrollo

    Construir una sociedad informada es uno de los desafíos globales en este milenio. Opinión de Javier Torres Páez.*

COMPARTIR

Tener acceso a la información es una necesidad humana básica, un derecho fundamental y, con el apoyo adecuado de la tecnología, permite el progreso de la economía, de los individuos y de la sociedad. Los gobiernos, las empresas y las personas basan sus decisiones en la información que tienen a su alcance: evalúan la disponibilidad actual y futura de bienes y servicios, la posibilidad de obtener recursos financieros y humanos, las oportunidades y ventajas competitivas, en general, analizan los aspectos necesarios para su bienestar y desarrollo.

Es por ello que el funcionamiento de la economía y la relación entre el Estado y los ciudadanos dependen significativamente del uso intensivo y adecuado de la información disponible.

La información debe ser entendida como un bien público que no siempre se provee adecuadamente. Es por esta razón que se requiere la intervención del Estado para asegurar la libertad de crear, consultar, utilizar, compartir información y conocimiento. En este aspecto, Colombia va por el camino correcto y está haciéndolo muy bien, tal como lo refleja el Global Open Data Index de 2014 que mide a 97 países, y en el que Colombia ocupa el puesto 12. Es la primera vez que hacemos parte de esta medición internacional, que clasifica a los países según el acceso y disponibilidad de información para los ciudadanos y que tiene al Reino Unido en el primer lugar.

La información, al estar disponible para todos, se convierte en un elemento de equidad, de inclusión y de eficiencia en los mercados. Poner en manos de la ciudadanía los datos correctos para que tome las mejores decisiones; garantizar el principio de proactividad en las entidades públicas para que expongan la información a los ciudadanos, siempre asegurando la privacidad y confidencialidad que se requieren; desarrollar las capacidades de uso y análisis de información y de generación de conocimiento en las empresas, en las instituciones y en las personas; permitirá que se obtengan las capacidades necesarias para generar valor en los diferentes procesos de la economía y habilitará a todos los actores para que sean más productivos y competitivos.

En este momento que atraviesa el país, con el Plan Nacional de Desarrollo enfocado en la paz, la equidad y la educación, y con la posibilidad de enfrentar una potencial etapa de postconflicto, que podría traer una nueva dinámica en la economía, es importante preguntarse: ¿cuál es la información que se necesita para preparar el futuro? ¿Tiene el país la información necesaria para adelantar estrategias que le permitan atender los desafíos de una nueva etapa social y económica?

Si una sociedad informada es una sociedad desarrollada, entonces, tal vez, debemos comenzar desde ya a identificar las necesidades de información, las fuentes y los responsables de obtenerla, los mecanismos de consolidación y análisis, y los medios para hacerla pública de manera abierta, y así, enfrentar este desafío empoderándonos a todos. Si no es ahora, entonces, ¿cuándo? Si no somos nosotros, entonces, ¿quién? Más datos abiertos significan más desarrollo: Necesitamos más OpenData que nos ayude a avanzar.


* Director Ejecutivo de IT4+
contacto@it4plus.org

@JavierTorresTIC


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?