Opinión

  • | 2016/05/11 00:01

    La importancia de las expectativas de inflación

    A pesar del reciente incremento de 0,5% en la tasa de interés de intervención del Banco de la República, la puerta hacia nuevas alzas sigue abierta en la medida en que las expectativas de inflación siguen desancladas.

COMPARTIR

La semana pasada el Banco de la República publicó un estudio sobre el anclaje de las expectativas de inflación en Colombia. El tema es de alta relevancia porque fue el principal factor que condujo a un aumento de medio punto porcentual (0.50%) en la tasa de intervención a finales de abril, cuando el consenso de analistas del mercado financiero esperaba un alza de un cuarto de punto (0.25%).

Ahora la pregunta es si la fase alcista de tasas de interés adelantada por el Emisor desde septiembre del año pasado (de 4.50% a 7.0%) ya finalizó o todavía es posible ver nuevos incrementos; la respuesta depende, en gran medida, de qué tan ancladas se encuentran las expectativas de inflación con respecto a la meta fijada entre 2% y 4%. Una premisa central de la política monetaria es que una inflación baja y estable con expectativas de inflación bien ancladas propicia un favorable clima de inversión y de confianza del consumidor.

Según Ben Bernanke, exdirector de la Reserva Federal de EE.UU., anclar las expectativas significa hacerlas relativamente insensibles a la información entrante. Si la población experimenta un período de inflación mayor a su expectativa de largo plazo, pero éstas no se modifican significativamente, entonces se puede considerar que se encuentran bien ancladas.

Los bancos centrales fijan metas de inflación con el propósito de anclar las expectativas de inflación de largo plazo que se forma la población, pero deben tomar acciones para hacer creíbles tales metas. Al respecto, Mervyn King, exdirector del banco central inglés, afirmó que la verdadera influencia de la política monetaria no es tanto el efecto de las decisiones mensuales individuales sobre las tasas de interés sino la habilidad del marco de política de condicionar las expectativas de inflación.

Probablemente el hecho de retirar la mención a una senda de incrementos en la tasa de interés de intervención en el más reciente comunicado de política monetaria, así como el descenso de la inflación en abril (de 7.98% a 7.95%) alimenten expectativas de haber alcanzado el final de las alzas en la tasa de intervención. Sin embargo, el resultado de abril es atribuible a las menores tarifas de energía eléctrica como consecuencia del incentivo al ahorro en el consumo de este servicio público. La variación mensual del precio de la energía eléctrica al consumidor cayó 5.65% y contribuyó en -0.20% a la variación mensual del IPC total que fue 0.50%.

En contraste a la mejora observada en la inflación total, la inflación básica se mantuvo al alza. La variación anual del IPC sin alimentos primarios, servicios públicos y combustibles que excluye los componentes cuyos precios no se forman por la interacción entre oferta y demanda sino, principalmente, por factores de oferta o por algún ente regulador, continuó aumentando en abril (+0.15%) al ubicarse en 6.72%, siendo el nivel máximo desde octubre de 2003.

Por otra parte, según la encuesta mensual realizada a analistas financieros, la expectativa de inflación al cierre de 2016 es 6.03%, al cierre de 2017 es 4.08% y a dos años es 3.81%.Entre tanto a dos años (abril de 2018) se espera que la inflación sin alimentos (medida de inflación básica) se ubique en 3.47%, siendo el registro máximo desde que se incluye esta pregunta en la encuesta (ene-2015), al tiempo que se ha venido alejando del punto medio del rango meta de inflación establecido por el banco central (3.0%).

A pesar de la tendencia decreciente frente al nivel esperado para la variación anual del IPC sin alimentos al cierre de 2016 (5.13%) y de 2017 (3.73%), el repunte en las expectativas sobre la inflación que no tiene en cuenta al sospechoso de siempre (precios de alimentos) es clara muestra de que las expectativas de inflación, al menos hasta abril, se estaban desanclando.

Así mismo, la más reciente encuesta aplicada al sector real (empresarios y consultores) en enero de este año arrojó una expectativa promedio de 5.30% de inflación esperada a dos años, mientras que el resultado tres meses antes había sido de 4.85%, siendo otra clara muestra de desanclaje de expectativas.

En resumen, las presiones inflacionarias se mantienen vigentes y pueden mantener altas las expectativas de inflación. Por lo tanto, está totalmente abierta la posibilidad de nuevos incrementos en la tasa de intervención, aunque vale recordar que la información aquí presentada seguramente ya fue incorporada en la decisión de política monetaria de abril.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?