Opinión

  • | 2016/05/31 00:01

    Jefes que inspiran a la gente, un asunto de innovación

    Las competencias de un jefe son fundamentales para alcanzar resultados de excelencia en cualquier tipo de empresa. “Cualquier cosa que la mente del hombre puede concebir y creer, puede ser conseguida.”-Napoleon Hill.

COMPARTIR

De las competencias que debe tener un jefe encontramos múltiples autores que se refieren al asunto, así como talleres para desarrollarlas y hábitos para practicarlas. Sin embargo, una de las preguntas iniciales para hacerle a un jefe a la hora de contratarlo es: ¿le gusta innovar? Y ¿por qué hacer esta pregunta?, la respuesta es, para que motiven e inspiren a su gente a cargo y esto solo se logra a partir de innovar y hacer el día a día diferente. 

No solo basta con seguir la guía de competencias que envía gestión humana y hacer la tarea de manera juiciosa, es salirse de ese molde e innovar desde las conversaciones, en dónde no solo se analice qué ha pasado, qué se hizo mal, cómo van en números y qué debe hacer comercial y mercadeo para vender más, sino conversaciones innovadoras de futuro que generan posibilidades, las cuales deberían estar centradas en nuevas maneras de alcanzar lo que quieren.

Así entonces el jefe debe proveer el espacio para tener escenarios donde se reuna con su equipo y les cuente sus ideas, qué se imagina del futuro, cómo está viendo la realidad de hoy, qué le preocupa, qué lo alegra y compartir con su gente cómo ven ellos ese mismo futuro, crear luego visiones compartidas, generar ideas y hacer que pasen.

Las alternativas diferentes se le ocurren a un equipo si se da el espacio para hacer lluvia de ideas, empezar a probar cosas nuevas. Así entonces un jefe debe saber cómo está conformado el equipo, cuáles son los talentos técnicos y qué les apasionaría hacer, esto ayuda a inspirar a las personas para que sean mejores y saquen el máximo provecho el tiempo que están en la empresa, tener estos espacios es también una manera de atraer el talento y lograr que la gente quiera participar en el equipo del jefe innovador, que a la final no es otra cosa que entender lo que siente y piensa la gente, acerca de lo que hacen y para qué lo hacen, cuál es el sentido de hacerlo y cómo llegan a ser mejores.

Dentro de mi ejercicio laboral conocí un jefe que logró cambiar la velocidad del desarrollo de los proyectos y no con una metodología de nombre rimbombante, sino con conversaciones informales sobre cómo podrían mejorar la oferta que ya eran como equipo, cómo podían comprometerse a cambiar los tiempos que manejaban, ideas diferentes empezaron a surgir de las personas, y se fue bajando la practica al interior de la compañía y otras personas comenzaron a seguir el ejemplo, al final bajaron los tiempos de desarrollo en los proyectos en un 50% y crearon cinco alternativas diferentes para ser una mejor oferta como equipo.

Una de las diversas formas de innovar, es contar con la gente lo cual los inspira a ser mejores y sacar el máximo potencial en pro de los resultados del negocio y de ellos mismos también.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?