Opinión

  • | 2016/11/10 00:01

    Investigación e innovación en la reforma tributaria (Parte II)

    Abordo los cambios en los beneficios tributarios para las donaciones, el entorno internacional y presento propuestas.

COMPARTIR

La normatividad actual, ley 1739 de 2014, incluye la modalidad de donación por parte de personas naturales y jurídicas a Centros de investigación, desarrollo tecnológico y de innovación, o a grupos de investigación, para adelantar proyectos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación, permitiendo la deducción del 175% de la renta líquida sin exceder el 40% de ella antes de esta deducción; esto posibilita también la donación vía el Fondo Francisco José de Caldas, FFJC, con destino a este tipo de proyectos. El contribuyente no podrá deducir simultáneamente de su renta bruta, el valor de las donaciones y/o inversiones realizadas. Cuando el beneficio supere el valor máximo deducible en el año en que se realizó la inversión o la donación, el exceso podrá solicitarse en los años siguientes hasta agotarse, aplicando el límite del cuarenta por ciento (40%) sobre la renta líquida.

Con la RTE, en el artículo 103, las donaciones a entidades sin ánimo de lucro pertenecientes al régimen especial darán lugar a un descuento del impuesto sobre la renta y complementarios equivalente al 20% del valor donado en el año o período gravable, pero no serán deducibles del impuesto sobre la renta y complementarios. Una comparación entre lo incluido en la RTE con la situación actual -donación o inversión- muestra que un donante con la RTE pagaría un 37% adicional de impuesto a la renta. Si la comparación se hace con un empresario que ejecuta un proyecto de I&D&I pero que no utiliza ningún beneficio tributario, el donante, con la RTE, pagaría un 9% adicional como impuesto a la renta.  

Lo anterior permite concluir, en primer lugar, que este mecanismo de la donación en la RTE es menos atractivo que en la normatividad actual, afectando el impulso a los Centros de investigación, desarrollo tecnológico e innovación; en segundo lugar, con la RTE se elimina la alternativa de donación a través del FFJC, incidiendo de manera negativa el impulso a este tipo de proyectos; en tercer lugar, en el campo de la CTeI, en el marco de la RTE, la donación en proyectos de I&D&I perdería atractivo frente al descuento tributario, en el caso de empresas con capacidad interna de I&D&I o que realicen proyectos a través de Centros.     

Lea también: La rentabilidad e impacto de la inversión en investigación e innovación

La comparación internacional muestra que en el caso de Brasil (Deloitte, 2015) se concede una deducción de la renta líquida del 160% de la inversión en I&D, que puede incrementarse hasta el 180% por el crecimiento del personal de investigadores en un año dado. En Italia se utiliza un esquema de crédito fiscal incremental en el periodo 2015-2019 equivalente al 25% o al 50% del incremento anual de la inversión en I&D que exceda el promedio de la misma en los años 2012 a 2014 -dependiendo del tipo de inversiones realizadas.  En Sudáfrica se permite una deducción del 150% de las inversiones directamente realizadas en I&D desde octubre de 2012.

En Corea del Sur en el caso de pymes: se otorga un crédito fiscal sobre la suma mayor entre: 1) 50% de los gastos actuales mayores que los del año anterior y 2) el 25% de los gastos actuales en I&D; y un 30% adicional con crédito fiscal por gastos en I&D relacionados con programas prioritarios; para las grandes empresas coreanas: un crédito fiscal relacionado con la suma mayor entre: 1) el 40% de los gastos actuales mayores que los del año anterior; y 2) el 8% los gastos en I&D del año en curso. En España el crédito fiscal comprende, en primer lugar, uno basado en el monto, equivalente al 25% de las inversiones realizadas en el año fiscal; y, en segundo lugar, un descuento tributario adicional equivalente al 42% del monto de la inversión actual que excede el promedio de los dos años fiscales previos. Turquía concede una deducción del 100% de la inversión en I&D; y una deducción adicional del 50% del monto de la inversión en I&D que exceda la del año anterior, si el número de personal de investigadores de tiempo completo excede de 500. En síntesis: la comparación internacional muestra que las deducciones y los descuentos tributarios son mayores que en Colombia.   

Por lo anterior se propone: 1) elevar de manera diferencial para grandes empresas y para pymes un porcentaje mayor de descuento tributario con sus límites, tal como se describió en el artículo anterior -grandes empresas el 25%, y pymes el 35%; 2) con el fin de hacer equiparable el beneficio por donaciones al descuento tributario por inversiones en proyectos de I&D&I, se sugiere elevar el límite hasta el 40% del impuesto a pagar; 3) en la reglamentación se debe permitir la donación al FFJC con el fin de contribuir a apoyar la ejecución de proyectos de I&D&I por parte de los Centros.

Con relación a las inversiones directas en control y mejoramiento del medio ambiente es preciso        resaltar su necesidad y el hecho que es deseable la realización de proyectos de I&D&I en estas materias con lo cual tendrían derecho a los mayores porcentajes de descuento tributario; o incluso es justificable que ante el elevado grado de depredación ambiental y los compromisos internacionales de Colombia, se incremente aún más en unos puntos porcentuales adicionales a lo propuesto en el artículo anterior para este último tipo de proyectos. Por lo planteado, las inversiones ambientales consistentes en adquisición y uso de tecnología disponible -sin necesidad de la formulación y ejecución de proyectos- mantendrían los porcentajes de descuentos y sus límites de la actual versión de la RTE. Mi propuesta impulsa el control y la prevención de daños ambientales y la generación de conocimiento e innovación al respecto, sin debilitar los incentivos para fortalecer la capacidad de I&D&I en otros campos.

Lea también: Progreso sin necesidad de inventar toda la rueda

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?